Todos conocemos a Antonio Orozco por ser un cantante español muy exitoso. Sus canciones saben transmitir muchos sentimientos y en todos sus conciertos consigue emocionar a sus seguidores. Pues bien, aunque la música le apasionaba desde bien pequeño, está no era su única pasión. Antonio Orozco cuando era joven también adoraba jugar al fútbol. Antonio compuso su primera canción a los 13 años y a los 15 se compró una guitarra que aún conserva. Sin embargo, y pese a la presencia de la música en su entorno, esta no fue lo más importante de su vida hasta los 21 años. Hasta entonces, su pasión fue el fútbol.

El fútbol para Antonio Orozco fue muy importante en su juventud. Pero la música ha sido siempre su verdadera pasión. A los 28 años publicó su primer disco y desde entonces no ha parado. Antonio Orozco ha dado numerosos conciertos. Además también ha participado en el programa de televisión de “La Voz”.

Por otro lado, tiene una pequeña pasión pero que es la mayor de todas: su hijo. Antonio Orozco es muy familiar y le encanta pasar momentos con su pequeño. Seguro que algún partido padre e hijo juegan de vez en cuando. Aunque ha pasado también por delicados momentos, Antonio Orozco nunca pierde la sonrisa y siempre sabe ver el lado bueno de las cosas.