Hay pocos casos de éxito en el mundo pop más fuertes que el que tuvo la cantante Britney Spears con su segundo sencillo del álbum “In the Zone”; Toxic. Con este hit, la cantante volvió a retomar la carrera por sus fueros con altas dotes de popularidad, llegando a ser una de las celebridades más importantes de inicio del siglo XXI.

El vídeo del sencillo “Toxic” llegó a costar más de un millón de dolares y sentó las bases de lo que serían las grandes producciones musicales en materia audiovisual. Con dicho impacto, el sencillo llegó a venderse de manera fantástica por muchos países llegando a cosechar más de 2 millones de ventas. El éxito fue tal , que llegó a ganar un Grammy en su categoría y a convertirse en  un referente de producciones de la actualidad, que incluso tienen más visibilidad desde Youtube.

A raíz de la popularidad que alcanzó Britney Spears con el sencillo “Toxic”, otras muchas artistas intentaron copiar su estilo y estética, invirtiendo dinero y recursos en realizar el mejor trabajo audiovisual posible. Hoy en día, artistas como Lady Gaga no ocultan la influencia que tiene en su trabajo el impacto de vídeos como el de Toxic.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here