Desde el nacimiento de las redes sociales, como el Instagram, los haters han podido campar a sus anchas en Internet, criticando, e incluso a veces acosando, sin tener consecuencias. Los famosos, al estar tan expuestos al público, son los que más sufren esta situación. La última ha sido la empresaria y bloguera italiana Chiara Ferragni.

Ser la influencer más poderosa del mundo no te salva de comentarios maliciosos en las redes sociales, y es que, desde que la italiana es madre las críticas en su cuenta de Instagram han aumentado por varios motivos. Las muchas fotos y vídeos que sube de Leo, su hijo, han sido el punto de mira de muchas críticas desde que Ferragni dio a luz. Mucha gente cree que tanto ella como su marido, el rapero Fedez, exponen demasiado al pequeño Leo en las redes sociales.

Aunque lo que de verdad parece que ha enfadado a la influencer es que la critiquen por subir fotos en ropa interior a su Instagram, algo que muchos seguidores han argumentado diciendo que no debería hacerlo “porque es madre”. Ante estos injustos comentarios (Fedez sube fotos sin camiseta y nadie le dice nada) Chiara no se ha callado, y tampoco ha dejado de subir las fotos que ella quiere.