Cristina Castaño llegó a La que se avecina como una psicóloga moderna e independiente que no necesitaba de un hombre para ser feliz. El paso de los años le hizo pensar todo lo contario y llegó a tener un hijo con Enrique Pastor. Ya no participa en la serie que le dio la fama pero la recuerda con cariño. Su personaje de Judith Becker la ha hecho conocerse a sí misma y vivir momentos muy especiales.

La escena que le hizo profundizar en sus dotes cómicas fue cuando probó las anfetaminas. Tenía que estar más delgada para salir en televisión y las adquirió por sus rápidos resultados. Los momentos con su hermana Ingrid y su cuñado no se quedan atrás. El episodio donde la visitan y contrata a un chico de compañía como su novio, es uno de sus favoritos. La actriz asegura que con los compañeros que más se ha reído son Fernando Tejero y José Luis Gil. Define el humor de ambos como muy similar al suyo.

Se nos nota. A que sí?

A post shared by CRISTINA CASTAÑO (@cristinacastano_oficial) on

El capítulo 100 es el que más le emociona de La que se avecina. Cristina Castaño vivió con emotividad cuando los personajes salían del estudio de grabación al exterior. De su participación se lleva amigos y una experiencia que la ha ayudado como actriz. Tiene claro que Judith Becker ha florecido dentro de ella y la acompañará en los próximos papeles que desempeñe.

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here