El cantante español Enrique Iglesias ha vuelto a llamar la atención en sus redes sociales personales, tal como Facebook, Twitter e Instagram con uno de sus vídeos más tiernos. Si algo hay claro es que Enrique sabe cómo hacer morir de amor sus seguidores. Esta vez el cantante compartía un vídeo en el que sus mellizos: Lucy y Nicholas, fruto de su relación con Anna Kournikova, lo empujaban mientras él estaba subido en un coche de juguete que simulaba ir conduciendo. Enrique, quien comparte su día a día y la crianza de sus niños con la ex tenista rusa Anna, alcanzaba más de 800.000 reproducciones con el vídeo, viralizándose este de manera inmediata.

A pesar de comenzar la relación entre Anna Kournikova y Enrique Iglesias en secreto, la pareja mostró finalmente su amor. Ambos llevan más de 16 años juntos y los mellizos han sido la excusa perfecta para unirse más aun. Los cuatro viven en una tranquila isla privada de Miami Beach. La pareja se conoció en la grabación del vídeo musical Escape en 2001 del cantante y rápidamente comenzaron a salir juntos. Lo suyo fue todo un flechazo. Por aquel entonces, la ex tenista tenía 20 años y el cantante 26 años. Entrando en mayor detalle, la casa de la pareja se encuentra en una comunidad privada con muelles para embarcaciones. La mansión tiene sobre 6.000 metros cuadrados y está situada en Sabal Palm Road con la característica particular de que cuenta con puerto privado para su barco, una pista de tenis profesional y una gran piscina. Ya que pasear en barco es una de las actividades favoritas tanto de Anna como de Enrique, quien también dispone de un avión privado que guarda en un aeropuerto próximo. Mostrándolo en varias de sus publicaciones de Twitter.

La pareja que aun no está casada, no niega que pueda hacerlo, de hecho Enrique Iglesias afirmó en una entrevista: ‘No, no estamos casados, pero cuando llevas tantos años con la misma persona, como es mi caso, llegas a una dinámica, que es como la de estar casado. Yo tengo bebés, hemos estado juntos durante 17 años, así que cuál es la diferencia. Honestamente, creo en el matrimonio. Me gustaría casarme en un futuro’. Así pues, habrá que esperar un poco más para este momento, mientras tanto, los cuatro se disfrutan mutuamente de está experiencia tan maravillosa que están viviendo.