La Navidad ya ha llegado al hogar de Iker Casillas y Sara Carbonero. El matrimonio ha aprovechado para poner el árbol, con bastante antelación, todo sea dicho, junto a sus hijos, Martín y Lucas, de cuatro y dos años, respectivamente.

Precisamente ha sido la periodista la encargada de anunciar el proceso de decoración. Sara se ha permitido gastar una broma con uno de los momentos más cómicos en toda casa a la hora de poner el árbol: desenredar el cable de las luces. “Dicen que no conoces realmente a una persona hasta que no la ves desenredar las luces de Navidad”, escribía la periodista en su historia de Instagram mientras la familia decoraba la casa.

Iker y Sara se preparan para vivir unas nuevas Navidades en Oporto. Llegaron a la ciudad en julio de 2015 desde Madrid, tras el fichaje deportivo del portero y en la que cada día son más felices. Sara se ha tomado un descanso en su vida profesional para centrarse en la familia. Iker, por otro lado, disfruta de un gran momento en el FC Porto.