El último programa de esta temporada de ‘Planeta Calleja‘ tenía que estar a la altura del resto de semanas, tanto en destino elegido como en invitados. El programa de Jesús Calleja cerró 2018 con los Javis como compañeros de viaje, una de las parejas más queridas y simpáticas del panorama nacional. Calleja llevó a Javier Calvo y Javier Ambrossi a la India, lugar del mundo donde nunca antes habían estado.

El programa de Calleja nos tiene acostumbrados a mostrarnos una cara mucho más humana y cercana de personajes famosos de nuestro país. Jesús Calleja transmite una confianza que hace que la mayoría de sus invitados conecten, empaticen y se abran de una forma con él que difícilmente veríamos en otro programa. Esta habilidad, que admiro profundamente, de Calleja volvió a salir a relucir con los Javis en la India.

Pudimos ver a unos Javis muy humanos, íntimos y sinceros. Dos personas que se pueden ver abatidas por la situación y que tienen problemas como todos. Que en sus apariciones públicas muestren su cara más simpática y feliz no quiere decir que sus vidas sean perfectas. Trataron temas personales, de su infancia, hablaron de cómo llevan su repentino éxito y fama desde ‘La Llamada’, de todo. Eso sí, desde una perspectiva sincera y transparente, la marca de ‘Planeta Calleja‘.