Justin Timberlake y Britney Spears mantuvieron una relación de tres años que finalizó en 2002. Se conocían desde que eran pequeños, en el Mickey Mouse Club Disney, pero a finales de los 90 comenzó su verdadera historia. Con ambos en la cúspide de sus carreras, donde Britney triunfaba con Baby one more time, Justin formaba parte de Nsync, lo que lo lanzó rápidamente a la fama. Eran la pareja del momento.

Tras tres años la pareja anunció que su relación terminaba definitivamente. Pero, ¿qué pasó con la vida de cada uno? Los caminos han de Timberlake y de Britney han sido bastante diferentes.

Por un lado, Justin siguió su vida e inició una relación con Jessica Biel, con quien más tarde se casaría, inició su carrera como solista, y empezó a realizar trabajos en el mundo de la actuación y como empresario. La historia de Britney fue diferente. La princesa del pop entró en una espiral de adicciones a las drogas, al alcohol y a las fiestas. Todo ello unido a matrimonios infructuosos, problemas con representantes y paparazzis.

Los años han pasado y ahora Britney lleva una vida mucho más estable con su pareja Sam Asghari, se ha reconciliado con la música y forma parte de otros proyectos. Por otro lado, Justin sigue casado con Jessica Biel y está inmerso en numerosos trabajos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here