Rafa Nadal es uno de los deportistas más importantes de España, ha conseguido ser uno de los tenistas más importantes de todos los tiempos, y todavía a día de hoy a sus 32 se mantiene entre los mejores del mundo. Pero Rafa no solo es un gran deportista, es una persona amable, cordial y un ejemplo a seguir para la gran mayoría. En una entrevista en la que habla sobre muchos temas, el tenista se abre para demostrar que no todo en su vida gira alrededor del tenis. Rafa Nadal habla sobre como es el como persona, sobre su mujer, sus aficiones, sus ganas por una España mucho más unida… Sobre el tenis habla de su momento de forma y sobre lo que el esperaba a los 32 años que ni mucho menos era estar en el estado de forma en el que se encuentra.
“Lo que sí es verdad es que cuando uno va analizando las cosas que van sucediendo, se da cuenta de que ha habido más problemillas de los que quería” comentaba Nadal.

Rafa Nadal y su bondad

Pero la mayor parte del tiempo Rafa es una persona de la que hay mucho que aprender, y lo demuestra en sus declaraciones.
Rafa habla sobre las discusiones: “Sinceramente, me enfado poco. ¿Sabe lo que pasa? Si me enfado suele ser momentáneamente y se me pasa muy rápido. A mí me gusta muy poco discutir. Si no es por una necesidad total, intento evitar los problemas.” Rafa demuestra que es una persona tranquila, que no busca conflicto y que siempre razona sus actos. Siempre hemos visto a un Rafa en la pista que ha sido cordial con sus contrincantes, muy pocas veces lo hemos visto cabreado en la pista y esa es una de las grandes ventajas que tiene frente a los demás. También habla sobre el tema catalán: “he seguido todo el tema de Cataluña y llega un momento dado en el que uno no entiende que se enrede tanto. Es necesario discutir en algún caso y que haya diferentes opiniones para mejorar cosas, sin ninguna duda, pero la confrontación tan alargada en tantos sentidos no me gusta nada.”

https://www.instagram.com/p/Bsp1OKeA1a_/

Pero fuera de temas políticos y temas deportivos, Rafa habla así de sí mismo: “Yo soy una persona normal y corriente, una persona humana, yo no soy solo tenista. Ante todo, soy un ciudadano más español. Y las cosas que nos ocurren me interesan y me preocupan, como a todos. Somos también ciudadanos del mundo, tenemos nuestras vidas. Como le digo, antes que tenista, soy como usted o como cualquier otro.” Y se contiene mucho a la hora de decir según que cosas por la repercusión que estas puedan tener