La actriz colombiana Sofía Vergara quiere que unos embriones congelados cuando estaba con su anterior pareja Nick Loeb sean destruidos. Por el contrario su ex-prometido quiere manteneros congelados, por si quiere ser padre algún día. Y como no se ponen de acuerdo se pasean por los juzgados desde 2015 para revocar un documento que firmaron ambos, cuando eran novios, en el que constaba que no se utilizarían sin el consentimiento de los dos.

En este momento la actriz ha solicitado que se solucione el problema en un juzgado de California, lugar donde tuvo lugar la fecundación in vitro, ya que su antigua pareja había conseguido el traslado de la denuncia a Luisiana, donde los embriones están considerados personas jurídicas.

La situación pinta aún más rocambolesca, cuando se ha sabido que Nick Loeb le ha puesto nombre a los dos embriones: Isabela y Emma; y ha argumentado que no podrán heredar un fideicomiso creado para su educación y sus cuidados médicos, en Luisiana. Para colmo de espanto, el empresario presentó en junio una demanda contra la Sofía Vergara, en nombre de Emma e Isabela, que todavía no se sabe si llegarán a existir. Todo suena a argumento de una comedia televisiva de ciencia-ficción.