El director de cine estadounidense Spike Lee ha reaccionado ante las confesiones de Lean Nesson, sobre la intención de matar a alguien de color. El cineasta ha declarado que no entendía lo que pretendía el actor con esas declaraciones.

Liam Nesson contó una anécdota a un periodista de “The Independent” ,durante la promoción de la película “Cold Pursuit”. Según el mismo dijo, un día sintió “verdaderas ganas de matar” cuando una novia le confesó que había sido violada por un afroamericano. Y añadió “Recorrí zonas con una palanca en la mano. Me avergüenza decirlo. Durante tal vez una semana estuve esperando que algún “bastardo negro” saliera de un pub y me echara una ojeada o me provocara… Para poder matarlo”.

El actor ya se ha disculpado por sus palabras, y ha tratado de justificarse diciendo que no es racista, pero ya no puede frenar las críticas hacia su persona. Incluidas las del cineasta americana que ha dicho indignado: ” Oí que estaba promocionando su última película, sobre venganza. Se que él es católico. ¿Sería una forma de confesión? No lo sé, se lo tendrían que preguntar e él”.