Taylor Swift es una artista que parece que no va a pasar nunca de moda. Su estilo musical y sus canciones siempre triunfan pero además también es referente de moda y de personalidad. Este 31 de diciembre, Taylor Swift decidió celebrar una fiesta fin de año junto a sus amigos más cercanos. Es una bonita manera de acabar un año.

En una fiesta de este estilo no puede faltar un tema sobre el que gire la celebración, como el paraíso invernal de las Kardashian en Navidad. Taylor propuso una temática de héroes de la infancia que nos encanta. No me negaría a pasar una fiesta de disfraces de fin de año con amigos. Y menos si es disfrazada de La Sirenita, personaje que desde chica le encanta.

Ver a Taylor Swift de pelirroja, con si falda verde y su bolso cangrejo impactó mucho a sus fans. Además, también vimos a Mary Poppins y a Dorothy de El mago de Oz, en la piel de Gigi Haid y Blake Lively. Por el contrario, Ryan Reynols no iba disfrazado, puede ser por la broma que Hugh Jackman y Jake Gyllenhaal le gastaron en Navidad. Aunque pudimos verlo en una foto junto a Taylor Swift donde ambos beben de una botella. Esto ha dado mucho que seguir hablando sobre la estrella.