Vaya susto se ha llevado Taylor Swift cuando el pasado día dos por la noche, sobre la una de la madrugada, un coche se había empotrado contra su casa en Rhode Island. Menos mal que la cantante no se encontraba en casa cuando se produjo el suceso.

Todo empezó cuando el conductor del vehículo, un adolescente, conducía el coche robado y la policía comenzó a seguirle. La persecución policial terminó cuando el coche se estrelló contra la puerta de la casa de Taylor Swift. Y es que la cantante no se encuentra en su mejor racha, ya que el lunes se hacía pública la sentencia sobre un acosador llamado Roger Alvarado, que recientemente había tratado de colarse en la casa de la cantante por tercera vez consecutiva. Ahora, tendrá que pasar entre dos y cuatro años de cárcel.

Como resultado del suceso, el coche quedó destrozado y la verja de la casa de Taylor Swift quedó totalmente abollada. La policía ha confirmado que el adolescente que conducía el vehículo ha sido acusado de conducción temeraria, obstrucción a la autoridad, conducir sin licencia y un delito de robo. Esperemos que Taylor pueda vivir en paz a partir de ahora sin ningún sobresalto.

https://www.instagram.com/p/Brz8RGUFHKq/