febrero 3, 2023

ChitChat Post España

Mundo De Noticias Completo

¿La leptina juega un papel en la enfermedad de Parkinson?

5 min read

La enfermedad de Parkinson (EP) es la segunda enfermedad neurodegenerativa relacionada con la edad más común después de la enfermedad de Alzheimer (EA). en los últimos días Cerebro, comportamiento e inmunidad. Estudio de revista, revisado por científicos en el laboratorio Y el en vivo Evidencia asociada con EP y leptina. Más específicamente, la investigación actual se centra en la actividad metabólica neuronal, la regulación neuroinmune y la actividad neurotrófica de la leptina y otros adipocitos.

estancia: Funciones emergentes de la leptina en la enfermedad de Parkinson: ¿inflamación crónica, protección nerviosa y más? Haber de imagen: Chinnapong/Shutterstock.com

enfermedad de Parkinson

Normalmente, cuando se diagnostica la EP, se pierde la mitad de los axones y se pierden las neuronas dopaminérgicas dentro de la pars substantia nigra ya comprimida. Por lo tanto, existe una necesidad urgente de identificar los signos tempranos de la EP.

La etapa prodrómica de la enfermedad de Parkinson se caracteriza por una disminución del sentido del olfato, estreñimiento y alteraciones del comportamiento. Aparte de la pérdida de peso, los pacientes con EP también experimentan una pérdida de masa ósea y muscular, lo que afecta su movilidad y aumenta el riesgo de caídas y fracturas.

La EP es un trastorno progresivo, siendo los 70 años la edad promedio de aparición. La prevalencia de la enfermedad de Parkinson es de alrededor del 1% en personas mayores de 60 años.

La mayoría de los estudios epidemiológicos de la enfermedad de Parkinson han informado que la afección ocurre con mayor frecuencia en hombres que en mujeres. Sin embargo, la influencia de los factores genéticos y ambientales en el desarrollo de la EP sigue sin estar clara.

READ  Los subtipos de enfermedad del hígado graso no alcohólico muestran distintos perfiles de riesgo cardiovascular

El papel de la leptina en el desarrollo cerebral

La leptina es secretada principalmente por el tejido adiposo blanco y es una hormona anoréxica asociada con la regulación hipotalámica de la ingesta de alimentos y el almacenamiento de grasa corporal. La secreción de leptina depende de la masa de tejido adiposo y proporciona una retroalimentación negativa de las reservas de energía del cuerpo al cerebro.

Los receptores de leptina se expresan en muchas áreas del cerebro, incluidos el hipocampo y la corteza. Las mutaciones del gen de la leptina (LEP) o los cambios en el gen LEPR, que codifica su receptor, provocan obesidad infantil grave. La leptina también participa en el fortalecimiento de las estructuras neuronales y la plasticidad.

El modelo de rata mutante de leptina mostró que la deficiencia de leptina causa un volumen cerebral más pequeño y niveles reducidos de mielina, lo que se remedió después de la administración de leptina. Varios estudios han indicado el papel de la leptina en el desarrollo del cerebro, particularmente en el mantenimiento de las células madre neurales, la estimulación de la diferenciación neural, la promoción del crecimiento neuronal y la estimulación de la muerte de las células corticales. Además de la leptina, se han asociado efectos neurotróficos con otros adipocitos, como la adiponectina.

¿Cómo afecta la leptina a la enfermedad de Parkinson?

Varios estudios han destacado el papel de la leptina en el fenotipo neurológico y conductual utilizando un modelo de ratón transgénico de la enfermedad de Alzheimer.

Como se mencionó anteriormente, el tejido adiposo es la principal fuente de la hormona leptina, que se correlaciona positivamente con el IMC. Esta es la razón por la cual los pacientes con EP experimentan cambios en el peso corporal.

READ  El estudio muestra que las moscas asesinas pierden el control y pierden su objetivo

Por ejemplo, tres años de seguimiento después del diagnóstico de EP informaron un aumento de la masa grasa y el peso. La EP también se ha relacionado con una disminución de la actividad física.

En las últimas etapas de la enfermedad de Parkinson, la mayoría de los pacientes experimentan pérdida de peso debido al aumento del gasto energético. Sin embargo, el mecanismo subyacente responsable de la pérdida de peso sigue sin estar claro.

Sin embargo, algunos de los factores que parecen estar asociados con la pérdida de peso en pacientes con Parkinson incluyen alteración del microbioma intestinal, disminución de la motilidad gastrointestinal (GI), disfagia, disminución del sentido del gusto y el olfato, estreñimiento y discinesia. El deterioro cognitivo también reduce el deseo de comer y beber.

Se ha demostrado que la administración de leptina reduce la ingesta de alimentos y aumenta el gasto de energía en animales con enfermedad de Parkinson. Tanto el ayuno a corto como a largo plazo reducen significativamente las concentraciones de leptina. Se han informado niveles más bajos de leptina en pacientes con EP con pérdida de peso en comparación con pacientes con EP sin pérdida de peso.

Los estudios preclínicos han revelado un poderoso papel neuroprotector de la leptina contra las enfermedades neurodegenerativas. Por ejemplo, los ratones con deficiencia de leptina muestran una capacidad de neurotransmisión reducida debido a una disminución general de la dopamina dentro de las neuronas dopaminérgicas en el mesencéfalo. El modelo de ratón de la enfermedad de Parkinson también mostró que los niveles más bajos de leptina estaban asociados con la pérdida de peso.

READ  Las muestras de roca recolectadas por Curiosity Rover contienen los componentes de la vida.

Conclusiones

La leptina, junto con otras citocinas lipídicas, desempeña un papel importante en el equilibrio energético del cerebro y en la regulación de la ingesta de alimentos. muchos de en el laboratorio Y el en vivo Los modelos demostraron los efectos neurotróficos de la leptina, que implican un aumento de la neurogénesis y protección contra las lesiones dopaminérgicas. Además, los adipocitos se asociaron con señales inmunitarias periféricas.

En el futuro, se necesita más investigación para validar la leptina y otras adipocinas como dianas terapéuticas en el Parkinson. Los autores recomiendan que se evalúen diferentes estrategias relacionadas con la activación de la señalización de leptina. Además, un gran grupo de estudio debería evaluar la regulación precisa de la leptina y otras adipocinas en el desarrollo de la EP.

Referencia de la revista:

  • Regensburger, M., Chaudhry, S. R., Yasin, H., y otros. (2022) Funciones emergentes de la leptina en la enfermedad de Parkinson: ¿inflamación crónica, neuroprotección y más? Cerebro, conducta e inmunidad. doi: 10.1016/j.bbi.2022.09.010

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.