mayo 16, 2021

ChitChat Post España

Mundo De Noticias Completo

La original estadounidense Georgia O’Keeffe viaja a España

4 min read

Cuando Georgia O’Keeffe, de 20 años, irrumpió en la escena de la Galería de Nueva York en 1917, el mundo del arte estadounidense estaba bajo la influencia del cubismo francés. Pero los resúmenes en carboncillo de O’Keefe proporcionaron una versión del modernismo que era radicalmente individual. Más tarde se describió a sí misma como “trabajando en mi propia incógnita, nadie complace excepto yo”. No hizo su primer viaje a Europa hasta 1953, cuando tenía 66 años, era una artista madura.

Esta última visita a Francia y España, a la que siguió otro viaje a España al año siguiente, despertó la imaginación de la comisaria Marta Ruiz del Arbol, que había pasado casi 20 años intentando organizar una exposición retrospectiva española de la obra de O’Keefe. Está previsto que finalmente abra en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid el 26 de abril, antes de viajar al Centro Pompidou de París y a la Fondation Beyeler de Basilea. Se exhibirán alrededor de 90 pinturas y dibujos que cubren la totalidad de los 60 años de carrera de O’Keefe.

From the Plains II (1954), una de las cinco pinturas de la colección privada del museo, es la segunda edición de una pintura que O’Keeffe hizo 35 años antes en Amarillo, Texas. Muestra una península que se ensancha y se extiende bajo los colores llameantes de una puesta de sol dentada. “Lo que estás haciendo aquí no está imitando a la naturaleza”, dice la Sra. Ruiz del Arbol. “En cierto modo es una abstracción de la naturaleza, manteniendo la parte esencial de lo que vi al ponerlo en un lienzo”.

Georgia O’Keefe, “Jimson Weed / White Flower No. 1” (1932).


imagen:

Museo de Georgia O’Keefe. VEGAP, Madrid, 2021

O’Keeffe creció en la naturaleza de Wisconsin y siempre ha estado fascinado por los espacios abiertos con vistas ilimitadas. Más tarde encontró una sensación similar de consuelo en Badlands de Nuevo México, donde vivió después de la muerte de su esposo, el fotógrafo Alfred Stiglitz, en 1946. O’Keeffe vivió otros 40 años y murió a la edad de 98 años.

Ruiz Del Orbol cree que el primer paso en el proceso creativo del artista fue el descubrimiento de nuevos paisajes, ya sea a pie, en coche, a caballo o en avión. “Antes de ir al estudio, antes de empezar a pintar, caminaba y viajaba”, dice la Sra. Ruiz del Arbol. “Mi mensaje en esta exposición fue que ella necesita actuar para ser creativa”.

Mientras caminaba, a menudo durante horas bajo los abrasadores rayos del sol, O’Keeffe recogió abundantes flores, conchas, piedras, huesos y otro follaje natural, que llevó a su estudio y los usó como sujetos en sus pinturas. . En la Exposición de Madrid, hay dos óleos monocromáticos, parte de una serie de siete pinturas de “conchas marinas y xilografías” que O’Keefe pintó en 1926 en un momento en que se sentía creativamente oscurecida. O’Keefe escribió: “El blanco del caparazón y el aspecto gris de la tabla rodante eran hermosos contra el papel gris opaco en el papel tapiz rosa estampado”. “Agregar una tabla de madera me hizo pintar de nuevo”.

Otras pinturas de la galería corresponden a flores y una cabeza de carnero de halcón blanco. “En muchos casos, las figuras contienen un diálogo independiente de lo que era al principio cuando O’Keeffe las vio por primera vez”, dice la Sra. Ruiz del Arbol.

O’Keeffe comenzó a hacer pinturas de flores muy populares en la década de 1920. La oferta de Madrid incluye “Jimson Weed / White Flower No. 1” (1932), que se vendió por más de 44 millones de dólares en una subasta de 2014, más de tres veces el récord anterior de la subasta de un artista. Al principio, los críticos se apresuraron a darles una interpretación sexual, pero la Sra. Ruiz del Arbol espera que las pinturas de flores ahora se vean con ojos nuevos, especialmente en España, donde el trabajo de O’Keeffe aún es poco conocido. “O’Keefe se opuso a las lecturas freudianas de su trabajo”, dice la Sra. Ruiz del Arbol. “Creo que era hora de ver su trabajo como si quisiera verlo en primer lugar”.

La Galería de Madrid también busca reevaluar la capacidad artística de O’Keeffe, que el crítico Clement Greenberg ha denunciado por su falta de pincelada visual. En los meses previos a la exposición, el Museo Thyssen-Bornemisza utilizó fotografías y rayos X para estudiar la técnica de O’Keeffe en las obras de su colección.

“La forma en que O’Keeffe usa sus tintes es una técnica llamada” mojado a seco “que es casi como una técnica para pinturas murales”. Dice la Sra. Ruiz Del Arbol. “Haces un trazo, lo dejas secar y luego pones el siguiente color. El cambio es tan pequeño que tu ojo no puede verlo. Nunca mezcla colores, por lo que tienes, por ejemplo, azul y luego verde. Cuando miras la base dibujo, puede ver que los colores no tocan Inicio “.

Didier Oettinger, que supervisa la versión retrospectiva del Centro Juvenil Pompidou, está de acuerdo en que O’Keefe sigue siendo subestimado en este sentido. “La técnica que está utilizando tiene un toque muy ligero”, dice. “La idea del Art Nouveau, que ha sido ampliamente promovida, es que es una obra varonil en términos de gestos y pintura. Esto no tiene nada que ver con Georgia O’Keefe”.

Escribir a Tobias Gray en [email protected]

Copyright © 2020 Dow Jones & Company, Inc. todos los derechos son salvos. 87990cbe856818d5eddac44c7b1cdeb8

READ  Vinos y licores de Southern Glazer y Lobos 1707 Tequila & Mezcal se unen para construir una mesa más grande

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *