mayo 16, 2021

ChitChat Post España

Mundo De Noticias Completo

Un estudio estadounidense dice que las personas son más propensas a comer alimentos poco saludables si sus compañeros de trabajo lo hacen

6 min read

Un estudio encontró que es más probable que las personas elijan alimentos menos saludables para el almuerzo si sus compañeros de trabajo también toman decisiones poco saludables.

Investigadores de Estados Unidos analizaron las redes sociales de casi 6.000 empleados del Hospital General de Massachusetts y sus opciones de comida en los restaurantes del personal.

El equipo descubrió que los patrones de alimentación, ya sean saludables o no, pueden ser moldeados por nuestros amigos a la hora del almuerzo, incluso si son solo conocidos informales.

Los compañeros de trabajo pueden, explícita o implícitamente, otorgarse mutuamente una licencia para comprar alimentos poco saludables o, alternativamente, generar presión de grupo para tomar una decisión más saludable.

Los investigadores dijeron que los hallazgos podrían ayudar a diseñar nuevas intervenciones de salud pública en cafeterías y lugares de trabajo para fomentar opciones de almuerzo más saludables.

Un estudio encontró que es más probable que las personas elijan alimentos menos saludables para el almuerzo si sus colegas también toman decisiones poco saludables. En la foto: ¿Quieres una hamburguesa o una ensalada?

Usa los resultados

Según el Dr. Levy y sus colegas, sus hallazgos apuntan a nuevos enfoques para fomentar una alimentación saludable.

Por ejemplo, las cafeterías en el lugar de trabajo pueden ofrecer ventas de dos por uno en ensaladas y otros alimentos saludables que los cónyuges de los compañeros de trabajo pueden aprovechar.

En cambio, los lugares de trabajo pueden alentar a los empleados socialmente influyentes a seguir una dieta más saludable, lo que luego puede ser reflejado por sus compañeros.

Descubrimos que las personas tienden a reflejar las elecciones de alimentos de otros en sus círculos sociales, lo que puede explicar una de las formas en que la obesidad se propaga a través de las redes sociales, dijo el experto en salud pública Douglas Levy del Hospital General de Massachusetts.

READ  Coronavirus: nuevos hallazgos sobre el boom del Reino Unido

En su estudio, el Dr. Levy y sus colegas estudiaron a aproximadamente 6.000 de sus compañeros de trabajo mientras patrocinaban los siete cafés de Massachusetts durante un período de dos años.

Al no utilizar un entorno altamente controlado como el comedor de una universidad, por ejemplo, que ha sido el foco de muchos estudios anteriores, el equipo pudo observar a personas de diferentes edades y niveles socioeconómicos en un entorno real.

Todas las cafeterías utilizan un sistema de etiquetado de “semáforo” que clasifica los alimentos y bebidas que venden en verde (saludable), amarillo (menos saludable) y rojo (no saludable).

Esto, y el sistema de pago digital del hospital que se basa en las tarjetas de identificación de los empleados, permitió a los investigadores realizar un seguimiento de la salud de las elecciones de cada empleado a lo largo del tiempo.

Las compras selladas también le dieron al equipo una forma de inferir las redes sociales de los empleados mediante el análisis de quiénes tendían a comer en la misma cafetería a la misma hora del día y compraban la comida en breve sucesión.

“Dos personas que realizan compras con dos minutos de diferencia entre sí, por ejemplo, tienen más probabilidades de conocerse que las que hacen compras en 30 minutos”, dijo el Dr. Levy.

Una vez que establecieron su modelo de redes sociales para los empleados del hospital, el equipo lo validó con los cuestionarios de más de 1,000 empleados, a cada uno de los cuales se les pidió que confirmaran los nombres de sus compañeros habituales para comer.

“Uno de los aspectos nuevos de nuestro estudio fue combinar tipos de datos complementarios con herramientas de préstamo del análisis de redes sociales”, dijo el autor del artículo y sociólogo Mark Pachucki de la Universidad de Massachusetts en Amherst.

Esto les permitió “examinar cómo los comportamientos alimentarios de un gran grupo de empleados se relacionan socialmente durante un largo período de tiempo”, agregó.

Después de analizar los casi tres millones de pares de empleados que compran la cafetería juntos, el equipo concluyó que las compras de alimentos de personas que están relacionadas socialmente entre sí siempre fueron más similares que diferentes.

El Dr. Levy señaló que “el tamaño del efecto fue ligeramente más fuerte para los alimentos saludables que para los no saludables”.

Los investigadores también pudieron confirmar que las personas en realidad estaban ejerciendo una influencia entre sí, en lugar de ser el caso de personas de ideas afines que tienen más probabilidades de vincularse entre sí, un fenómeno que los expertos llaman “ homofilia ”.

“Controlamos las características que las personas comparten y analizamos los datos desde muchas perspectivas, y encontramos consistentemente resultados que apoyan la influencia social en lugar de las explicaciones homosexuales”, dijo el Dr. Levy.

Explicó: “Las personas pueden cambiar su comportamiento para mejorar la relación con alguien en su círculo social”.

El equipo descubrió que los patrones de alimentación, ya sean saludables o no, pueden ser moldeados por nuestros amigos a la hora del almuerzo, incluso si son solo conocidos informales.  Los compañeros de trabajo pueden, explícita o implícitamente, otorgarse mutuamente una licencia para comprar alimentos poco saludables o, alternativamente, generar presión de grupo para tomar una decisión más saludable.  En la foto: Personas en la cafetería del lugar de trabajo

El equipo descubrió que los patrones de alimentación, ya sean saludables o no, pueden ser moldeados por nuestros amigos a la hora del almuerzo, incluso si son solo conocidos informales. Los compañeros de trabajo pueden, explícita o implícitamente, otorgarse mutuamente una licencia para comprar alimentos poco saludables o, alternativamente, generar presión de grupo para tomar una decisión más saludable. En la foto: Personas en la cafetería del lugar de trabajo

El profesor Pachachi comentó: “A medida que salimos de la epidemia y volvemos al trabajo personal, tenemos la oportunidad de comer juntos de manera más saludable de una manera mucho más saludable que antes”.

READ  La distancia se calcula hasta la galaxia más antigua y más lejana del universo. Ciencias

“Si sus hábitos alimenticios influyen en la forma en que comen sus compañeros de trabajo, aunque sea un poco, entonces cambiar sus elecciones de alimentos para mejor también puede beneficiar a sus compañeros de trabajo”.

Los resultados completos del estudio se han publicado en la revista La naturaleza del comportamiento humano..

¿Cuáles son los alimentos que nos hacen más felices?

La investigación ha revelado qué alimentos y pezones hacen más felices a las personas, y aquí hay una lista completa de todos los platos y la cantidad de personas que se complacen en comerlos.

1. 48 por ciento de chocolate

2. La pizza caliente es del 47 por ciento.

3. Fish and chips 43 por ciento

4. El jugoso bistec es del 43%.

5. Hamburguesa 42 por ciento

6. El curry tiene un 37 por ciento de picante

7. Helado 33 por ciento

8. Pastel de chocolate 29%

9. Queso y galletas, 29 por ciento

10. Plato de pasta 28 por ciento

11. puré de papas en mantequilla 25%

12. Papas asadas 24 por ciento

13. Palitos de pescado y patatas fritas 22 por ciento

14. Salmón ahumado y huevos revueltos 22 por ciento

15. Cheesy Nachos 22 por ciento

16. Ensalada crujiente 20%.

17. Pastel con 20% de almíbar.

18. Tapas 20%

19. Huevos y tocino 19 por ciento

20. Tostadas de frijoles, 19 por ciento

21. Pan francés con aceite de oliva y vinagre balsámico 18 por ciento

22. El burrito tiene un 16 por ciento de picante

23. Risotto 16 por ciento

24. Garbanzos y pita 15%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *