mayo 26, 2022

ChitChat Post España

Mundo De Noticias Completo

Al menos 6 personas murieron en un ataque de la policía de Myanmar contra las protestas por segundo día.

6 min read

El domingo (28 de febrero), la policía de Myanmar abrió fuego contra las protestas contra el régimen militar, matando al menos a seis personas e hiriendo a varias más en el segundo día de la represión nacional de las manifestaciones.

Los rescatistas dijeron a la AFP que tres hombres murieron a tiros en la ciudad sureña de Dawei, mientras que otros dos adolescentes murieron en la ciudad de Bago.

Una sexta persona murió en Yangon, dijo un diputado del derrocado gobierno civil de Myanmar en una publicación de Facebook.

Myanmar ha estado en un estado de caos desde que los militares tomaron el poder y la líder del gobierno electo, Aung San Suu Kyi, y muchos de los líderes de su partido fueron detenidos el 1 de febrero, alegando fraude en las elecciones de noviembre en las que su partido ganó un mayoría aplastante.

El golpe, que detuvo los pasos tentativos hacia la democracia después de casi 50 años de gobierno militar, empujó a cientos de miles a las calles y condenó a los países occidentales.

Myanmar

En esta imagen de un videoclip, los manifestantes antigolpistas reaccionan al humo de los gases lacrimógenos en Yangon, Myanmar, el domingo 28 de febrero de 2021 (AP Phoro)

«Myanmar es como un campo de batalla», dijo en Twitter Charles Mongbo, el primer cardenal católico en el país predominantemente budista.

La policía salió enérgicamente temprano y abrió fuego en varias partes de la ciudad más grande de Yangon luego de que bombas de sonido, gases lacrimógenos y balas en el aire no lograran dispersar a la multitud. Reuters informó que los soldados también han reforzado la policía.

Las fotos de los medios mostraron que los manifestantes se llevaron a varios heridos, dejando manchas de sangre en las aceras. Un médico que solicitó el anonimato dijo que un hombre murió tras ser trasladado al hospital con un balazo en el pecho.

Su hija y compañera de trabajo dijeron que una mujer había muerto de un ataque cardíaco y se sospechaba que había tenido un ataque cardíaco después de que la policía actuó para dispersar una protesta de maestros en Yangon con granadas paralizantes.

«La policía también abrió fuego en Dawei, en el sur, matando a tres e hiriendo a otros», dijo el político Kyaw Min Htiki a Reuters desde la ciudad.

La agencia de medios Myanmar Now dijo que dos personas murieron en una protesta en la segunda ciudad de Mandalay, informó Reuters.

Leer: El embajador de Myanmar ante las Naciones Unidas se comprometió a seguir luchando después de que la junta lo expulsó

Myanmar

En esta imagen de un videoclip, los manifestantes antigolpistas reaccionan al humo de los gases lacrimógenos en Yangon, Myanmar, el domingo 28 de febrero de 2021 (AP Phoro)

La policía y un portavoz del consejo militar gobernante no respondieron a las llamadas telefónicas para hacer comentarios.

Los residentes y los medios de comunicación dijeron que la policía dispersó las protestas en otras ciudades, incluidas Lacheu en el noreste y Meek en el extremo sur.

Myanmar

Estudiantes de medicina muestran fotografías del derrocado líder birmano Aung San Suu Kyi durante una manifestación en las calles de Yangon, Myanmar, el domingo 28 de febrero de 2021 (Foto: Associated Press)

Myanmar

Una marcha estudiantil durante una manifestación antigolpista en Yangon, Myanmar, el domingo 28 de febrero de 2021 (Foto: Associated Press)

«Nunca una rodilla»

El líder del consejo militar, el general Min Aung Hlaing, dijo la semana pasada que las autoridades estaban usando una fuerza mínima para hacer frente a las protestas.

Sin embargo, al menos 10 manifestantes murieron en los disturbios, informó Reuters. El ejército dijo que mataron a un policía.

La represión parece indicar la determinación de los militares de imponer su autoridad frente a un desafío generalizado, no solo en las calles, sino más ampliamente en los sectores de la función pública, la administración municipal, el poder judicial, la educación, la salud y los medios de comunicación.

«La aparente escalada de las fuerzas de seguridad de Myanmar en el uso de la fuerza letal en varios pueblos y ciudades … es indignante e inaceptable», dijo Phil Robertson, subdirector de la división de Asia de Human Rights Watch, con sede en Nueva York, en un comunicado. .

Cientos de manifestantes se negaron a abandonar las calles a primera hora de la tarde en Yangon. Muchos levantaron barricadas, mientras que otros corearon consignas y cantaron canciones de protesta.

«Si nos atacan, nos defenderemos. Nunca nos arrodillaremos sobre botas militares», dijo Nian Winxin desde una protesta en Yangon.

Temprano en el día, la policía se movilizó para dispersar una protesta de maestros con granadas paralizantes, lo que provocó que la multitud huyera. Su hija y su compañera maestra dijeron que una de las maestras, Tin Niu Yi, había muerto de un ataque cardíaco.

La policía también arrojó granadas paralizantes frente a la Facultad de Medicina de Yangon, dispersando a médicos y estudiantes con batas blancas de laboratorio. Un grupo llamado Whitecoat Alliance of Paramédicos dijo que más de 50 trabajadores médicos han sido arrestados.

La televisión estatal MRTV dijo que más de 470 personas fueron arrestadas el sábado cuando la policía lanzó una ofensiva a nivel nacional. No estaba claro cuántas personas fueron arrestadas el domingo.

«INSTITUIR MIEDO»

La joven activista Esther Zi Nau dijo anteriormente que la gente está luchando para hacer frente al miedo con el que ha vivido durante tanto tiempo.

«Este miedo solo crecerá si seguimos viviendo con él y las personas que crean miedo lo saben. Está claro que están tratando de infundir miedo en nosotros haciéndonos correr y escondernos», dijo. «No podemos aceptar eso».

La maniobra policial se produjo después de que la televisión estatal anunciara la expulsión del enviado de Myanmar a Naciones Unidas por traicionar al país, luego de que instara a Naciones Unidas a utilizar «cualquier medio necesario» para revertir el golpe.

MRTV dijo que fue despedido de acuerdo con las reglas del servicio civil por «traicionar al país» y «abusar de la autoridad y responsabilidades del embajador».

El embajador Kyaw Mo Tun se mostró desafiante. «Decidí resistir tanto como pudiera», dijo a Reuters en Nueva York.

El relator especial de las Naciones Unidas, Tom Andrews, dijo que estaba abrumado por el «acto valiente» del embajador, y agregó en Twitter: «Es hora de que el mundo responda a este llamamiento valiente con acción».

Tradicionalmente, los generales de Myanmar han ignorado la presión diplomática. Prometieron celebrar nuevas elecciones pero no fijaron una fecha para ello.

El partido y los partidarios de Aung San Suu Kyi dijeron que se debe respetar el resultado de la votación de noviembre.

Aung San Suu Kyi, de 75 años, pasó casi 15 años bajo arresto domiciliario durante el gobierno militar. Ella enfrenta cargos de importar ilegalmente seis dispositivos inalámbricos y violar la Ley de Desastres Naturales, por violar los protocolos del coronavirus.

La próxima audiencia en su caso está programada para el lunes.

READ  Los propietarios de restaurantes en Tailandia están frustrados por la renovada prohibición de comer para frenar el COVID-19

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.