Search for:
  • Home/
  • Top News/
  • China se está aventurando en el patio trasero de Estados Unidos y estableciendo su presencia en América Latina – Firstpost

China se está aventurando en el patio trasero de Estados Unidos y estableciendo su presencia en América Latina – Firstpost

China estableció relaciones con la región por primera vez en el siglo XVI, cuando la ruta comercial del Galeón de Manila facilitó a China y México el intercambio de porcelana, seda y especias. Imagen cortesía de AP

Los países de América del Sur y Central, conocidos colectivamente como América Latina, son tradicionalmente considerados el patio trasero de Estados Unidos.

Sin embargo, China, que se ha convertido en un importante contendiente mundial para convertirse en la “única superpotencia” del mundo, ha logrado avances significativos en esta región rica en recursos y a menudo volátil en los últimos tiempos.

Desde principios del siglo XX, China se ha convertido en un actor importante en América Latina, lo que genera preocupaciones sobre la influencia de Beijing y al mismo tiempo presenta oportunidades económicas. China es ahora el mayor socio comercial de América del Sur, superando a Estados Unidos, y sus empresas estatales son importantes inversionistas en los sectores de energía, infraestructura y espacio.

China ha aumentado su influencia militar, diplomática y cultural en la región. Recientemente ha utilizado su influencia para ayudar durante la pandemia de COVID-19, enviando cientos de millones de dosis de vacunas, préstamos y suministros médicos a países latinoamericanos.

Sin embargo, a Estados Unidos y sus aliados les preocupa que Beijing esté aprovechando estas relaciones para avanzar en sus objetivos geopolíticos, que incluyen aislar aún más a Taiwán y apoyar a gobiernos autoritarios como los de Cuba y Venezuela. Aunque algunos observadores afirman que Estados Unidos puede hacer más, el presidente estadounidense Joe Biden se ha comprometido a aumentar la cooperación económica con América Latina. Biden ve a China como un “competidor estratégico” en la región.

China estableció relaciones con la región por primera vez en el siglo XVI, cuando la ruta comercial del Galeón de Manila facilitó el intercambio de porcelana, seda y especias entre China y México. Miles de inmigrantes chinos fueron enviados a Perú y Cuba como “trabajadores” o esclavos contratados, en la década de 1840; Con frecuencia trabajaban en plantaciones de azúcar o en minas de plata. Las relaciones de China con la región se basaron principalmente en la migración durante el siglo siguiente, mientras Beijing seguía centrándose en los disturbios internos.

En 2000, menos del 2% de las exportaciones latinoamericanas se dirigieron a China, pero el posterior auge de los productos básicos de la región fue impulsado por el rápido crecimiento de China y la demanda resultante. El comercio aumentó a una tasa promedio anual del 31% [PDF] durante los siguientes ocho años, hasta alcanzar los 180.000 millones de dólares en 2010. El comercio alcanzó una cifra récord de 450.000 millones de dólares en 2021; Esta cantidad también se mantuvo relativamente estable en 2022, y algunos analistas estiman que para 2035 podría superar los 700 mil millones de dólares. China es actualmente el socio comercial más importante de la región tanto para Sudamérica como para toda América Latina, después de Estados Unidos.

La soja, el cobre, el petróleo y otras materias primas esenciales para el desarrollo industrial de China son las principales exportaciones de América Latina a ese país. Como resultado, la región importa la mayoría de artículos manufacturados con mayor valor agregado; Algunos analistas sostienen que este comercio ha socavado los sectores nacionales debido a los productos chinos baratos. Para 2023, Beijing tendrá acuerdos de libre comercio con Ecuador, Perú, Chile, Costa Rica y Ecuador. Además, 21 países de América Latina ya han ratificado la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China. Todavía hay discusiones sobre un acuerdo de libre comercio con Uruguay.

READ  Una mujer estadounidense desapareció en España poco después de que un hombre desactivara las cámaras

Los préstamos chinos y la inversión extranjera directa (OFDI) en el extranjero son importantes contribuyentes al desarrollo de las relaciones con la región. La IED de China en América Latina y el Caribe en 2022 ascendió a aproximadamente 12 mil millones de dólares, o aproximadamente el 9% de la IED total de la región. Entre 2005 y 2020, el estatal Banco de Desarrollo de China y el Banco de Exportación e Importación de China otorgaron un total de 137 mil millones de dólares en préstamos a gobiernos latinoamericanos; Los préstamos se utilizaron para financiar proyectos de infraestructura y energía, a menudo a cambio de petróleo. Estos bancos están considerados entre los prestamistas más grandes de la región. Los préstamos ascendieron a 813 millones de dólares [PDF] Sólo en 2022. Venezuela es el mayor prestatario de todos los tiempos; En la actualidad, ha recibido 60 mil millones de dólares en préstamos gubernamentales de China, principalmente para proyectos de infraestructura y energía.

Esto es el doble que en Brasil, el segundo mayor prestatario. China también es miembro con derecho a voto en el Banco de Desarrollo del Caribe y en el Banco Interamericano de Desarrollo.

Sin embargo, estos vínculos han generado algunas preocupaciones, especialmente por parte de los gobiernos regionales. Aunque los préstamos chinos a menudo vienen con menos condiciones, depender demasiado de ellos podría obligar a países económicamente frágiles como Venezuela a caer en lo que algunos llaman una “trampa de la deuda”, que podría conducir a una cesación de pagos. De hecho, varios países de América Latina están intentando renegociar los términos de su deuda. Además, los críticos afirman que las empresas chinas están violando las leyes laborales y ambientales y planteando preocupaciones de seguridad nacional debido a la creciente influencia de China sobre infraestructura crítica, incluidos puertos y redes energéticas. También han surgido preocupaciones sobre una mayor dependencia económica en países como Chile, cuyas exportaciones a China en 2021 ascendieron a más de 36.000 millones de dólares, o alrededor del 38% del total.

China quiere adoptar un marco de desarrollo llamado “Cooperación Sur-Sur” [PDF]Que se centra en el comercio, la inversión y la ayuda para ampliar su influencia. Al centrarse en los intercambios culturales y educativos, Beijing ha podido cultivar la buena voluntad política con los gobiernos locales y posicionarse como un socio competitivo para Estados Unidos y Europa.

Muchas discusiones políticas de alto nivel han tenido lugar desde la histórica gira de trece días del ex presidente chino Jiang Zemin por América Latina. Desde que asumió el cargo en 2013, el presidente Xi Jinping ha realizado al menos once viajes a la región. China ha firmado asociaciones estratégicas integrales –la designación más alta que otorga a sus aliados diplomáticos– con Argentina, Brasil, Chile, Ecuador, México, Perú y Venezuela, además de una serie de acuerdos bilaterales con otros países de la región.

La campaña de China para aislar a Taiwán es otro elemento importante. El apoyo latinoamericano a Taiwán ha disminuido recientemente como resultado de la negativa de Beijing a establecer relaciones diplomáticas con países que reconocen la soberanía de la isla. Actualmente, sólo siete países de la región lo hacen. Honduras se convirtió en el último país en aliarse formalmente con Beijing en 2023 después de que Taipei rechazara la solicitud del país de miles de millones de dólares en ayuda. Nicaragua y República Dominicana son otros dos canjes. Los expertos afirman que la presión está aumentando sobre los últimos bastiones, como Haití.

READ  Los clics que mostraste eran tus favoritos

La importancia de la cooperación en materia de seguridad y defensa se ha enfatizado en la política del gobierno chino hacia América Latina, como se establece en numerosos documentos, incluido el Libro Blanco de la Estrategia de Defensa de 2016. China está trabajando con sus homólogos en América Latina para fortalecer la relación entre militares. relaciones a través de programas de entrenamiento, venta de armas e intercambios militares.

Venezuela sigue siendo el mayor comprador de equipo militar chino en la región, a pesar de que el gobierno de Estados Unidos prohibió en 2006 todos los envíos comerciales de armas a Venezuela. Se dice que Beijing envió armas por valor de 629 millones de dólares a Venezuela entre 2006 y 2022. Además, China ha suministrado a Argentina, Bolivia, Ecuador y Perú radares de defensa aérea, rifles de asalto, vehículos terrestres y aviones militares por valor de millones de dólares. [PDF]. Cuba también ha hecho esfuerzos para profundizar sus vínculos militares con China dando la bienvenida al Ejército Popular de Liberación en varios cruceros portuarios. Las autoridades de inteligencia estadounidenses también han expresado su preocupación por la evidencia que indica que China está intensificando el intercambio de inteligencia con Cuba.

China también envió más de cien policías antidisturbios a Haití como parte de su participación en la operación de mantenimiento de la paz de la ONU, que comenzó en 2004. China abandonó Haití menos de diez años después, pero continúa dirigiendo entrenamiento militar en toda la región y suministrando policía local. Con suministros. Obligatorio. Por ejemplo, China otorgó vehículos militares y equipo antidisturbios a los departamentos de policía bolivianos durante la administración de Evo Morales Ayma; También proporcionó a las fuerzas policiales de Guyana y Trinidad y Tabago motocicletas y equipo de transporte; Ecuador entregó decenas de miles de armas automáticas.

La “diplomacia Covid-19” de China en América Latina fue, según muchos analistas, un intento de fortalecer su posición y ganarse el apoyo de los gobiernos de la región. Esto ha incluido prestar miles de millones de dólares a países para que puedan comprar vacunas chinas; invertir en instalaciones locales de producción de vacunas; y el envío de suministros médicos, incluidas máscaras, ventiladores y equipos de pruebas de diagnóstico.

Hasta junio de 2022, China había suministrado más de 400 millones de dosis de vacunas a América Latina. Además, Beijing ha firmado acuerdos de vacunación con al menos una docena de países de la región, algunos de los cuales incluyen transferencias de tecnología e investigaciones conjuntas con Sinovac, el fabricante chino de vacunas. Casi el 70 por ciento de la cobertura de vacunación contra el COVID-19 en Chile provino de inyecciones chinas, lo que lo convierte en uno de los principales receptores. Argentina, Brasil, México y Perú también compraron decenas de millones de dosis.

Pero la diplomacia de vacunación de Beijing ha alarmado a algunos países. Por ejemplo, Honduras y Paraguay dijeron que fueron presionados para que renunciaran a su reconocimiento de Taiwán a cambio de dosis. Algunos observadores sospechaban que China también estaba aprovechando su poder de vacunación para fomentar el crecimiento de Huawei, el controvertido gigante chino de las telecomunicaciones. Unas semanas después de que China administrara millones de dosis de vacunación en Brasilia, los reguladores brasileños decidieron cambiar su fallo anterior que prohibía a Huawei operar en redes 5G en el país.

READ  Coronavirus: lo que está sucediendo en Canadá y en todo el mundo el domingo

Vitalidad. China realizó inversiones por 73.000 millones de dólares en materias primas en América Latina entre 2000 y 2018, incluida la construcción de refinerías e instalaciones de procesamiento en países con grandes reservas de carbón, cobre, gas natural, petróleo y uranio. Más recientemente, China ha dirigido sus inversiones a la producción de litio en países conocidos colectivamente como el Triángulo del Litio: Argentina, Bolivia y Chile. Juntos, estos tres países poseen alrededor del 50% de las reservas mundiales conocidas de litio, un mineral importante necesario para fabricar baterías.

Las empresas estatales chinas desempeñan un papel importante en el desarrollo energético. Energía A finales de 2022, China, por ejemplo, tenía más de medio centenar de proyectos activos en quince países de América Latina. Sin embargo, la escala y el alcance de estas iniciativas exacerban las preocupaciones sobre la salud y el medio ambiente. China también está interesada en la industria de las energías renovables en la región. Importantes proyectos solares y eólicos, incluida la planta de energía solar más grande de América Latina en Jujuy, Argentina, y el parque eólico Punta Sierra en Coquimbo, Chile, han recibido apoyo del Banco de Desarrollo de China.

infraestructura. Como miembros del BAII, Argentina, Brasil, Chile, Ecuador, Perú y Uruguay tienen cada uno un cierto poder de voto. Además, Beijing ha proporcionado financiación para iniciativas de construcción regionales, centrándose en ferrocarriles, puertos y aeropuertos. Sin embargo, el medio ambiente y las comunidades indígenas cercanas han sufrido como resultado de más de una docena de proyectos de infraestructura a gran escala liderados por China en la región, según un informe de 2023 del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU.

China sigue centrada en la creación y el desarrollo de “nueva infraestructura”, que incluye tecnología 5G de empresas de telecomunicaciones como Huawei, ciudades inteligentes, computación en la nube e inteligencia artificial. Los países de la región están utilizando gradualmente la tecnología de Huawei a pesar de las advertencias de Estados Unidos en contra de hacerlo, y los funcionarios afirman que hacerlo expone a sus países a las amenazas cibernéticas chinas: en 2022, Huawei inició un proyecto piloto de dos años llamado “Ciudad 5G” en Curitiba. Brasil.

Además, Beijing pretende fortalecer su cooperación espacial con América Latina, comenzando con la cooperación en materia de desarrollo y fabricación de satélites entre China y Brasil en 1988. Con estaciones terrestres de satélites en Bolivia, Brasil, Chile, Venezuela y el desierto patagónico en Argentina, es el La estación espacial no satelital más grande de Pertenece a China. Allí se encuentra el complejo espacial local. El riesgo de que se utilice para espiar activos estadounidenses ha aumentado debido a su proximidad a Estados Unidos.

últimas noticias

Encuéntranos en YouTube

Participar

"aspirante a practicante de la cerveza. Creador. Alborotador incondicional. Defensor de la televisión. Gurú del café extremo".

Leave A Comment

All fields marked with an asterisk (*) are required