mayo 13, 2021

ChitChat Post España

Mundo De Noticias Completo

Comentario: ¿Carriles para bicicletas y residencias en el CBD? Así es como COVID-19 puede cambiar ciudades

6 min read

París: Rue de Rivoli, una calle que atraviesa el corazón de París, se desarrolla de forma intermitente.

Napoleón Bonaparte comenzó la construcción en 1802, después de años de planificación y debate, pero el trabajo se detuvo después de que el emperador abdicó del trono en 1814.

La calle permaneció en el limbo hasta que otro hombre fuerte militar, Napoleón III, completó el proyecto en la década de 1850. En el siglo siguiente, la construcción comenzó de nuevo, esta vez para acomodar automóviles.

Pero la primavera pasada, la Rue de Rivoli experimentó su transformación más rápida hasta el momento.

Con el tráfico en París cayendo debido al cierre de COVID-19, la alcaldesa Anne Hidalgo decidió el 30 de abril cerrar la carretera de casi dos millas para los automóviles, a fin de crear más espacio para peatones y ciclistas.

Leer: Comentario: Bloquear las bicicletas de los carriles peatonales no hará que los malos hábitos de ciclismo desaparezcan

Leer: Comentario: Renunciar a los coches de gasolina es más difícil para los padres

Los trabajadores repintaron la carretera y desviaron una arteria principal en el centro de París, hogar del mundialmente famoso Museo del Louvre, casi de la noche a la mañana.

No era solo la calle Rivoli. Utilizando solo marcadores de pintura y tornillos, casi 100 millas de carreteras parisinas se reasignaron temporalmente a los ciclistas en los primeros meses de la pandemia, una revolución en la reprogramación urbana.

Más tarde se anunció que los cambios serían permanentes.

El ejemplo parisino pone de relieve hasta qué punto la pandemia ha acelerado el ritmo de la innovación urbana, exprimiendo lo que habría llevado años, meses o incluso semanas.

La gente usa máscaras faciales en París

Una mujer con mascarillas camina frente a la Torre Eiffel en Trocadero, París, en medio del brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) en Francia, el 11 de febrero de 2021 (Foto: Reuters / Sarah Messonier)

Además de destacar las fallas en los sistemas urbanos antes de la pandemia, como los altos niveles de contaminación, ha permitido a los líderes de la ciudad evitar la engorrosa burocracia y responder de manera más eficiente a las necesidades de las personas y las empresas.

Cambios en la separación entre hogar y trabajo

Estas necesidades están cambiando rápidamente. Uno de los cambios más discutidos se refiere a la separación del hogar y el trabajo.

En los primeros días de la urbanización, la gente iba a trabajar a pie. Posteriormente, comenzaron a utilizar el transporte público.

No fue hasta después de la Segunda Guerra Mundial y el auge de los suburbios que la gente comenzó a conducir desde sus hogares a gigantescos complejos fabriles y torres de oficinas.

Leer: Comentario: Por qué probablemente nunca poseo un automóvil, ni siquiera un automóvil ecológico

Leer: Comentario: El impacto de las tarifas más altas de la gasolina va más allá del efecto directo sobre el costo de vida

Durante la pandemia, el trabajo remoto se ha convertido en la norma en muchas industrias, y muchas empresas planean mantener esta situación, al menos en gran medida. La reintegración del trabajo y el hogar amenaza uno de los últimos vestigios de la era industrial: los distritos comerciales centrales que apiñan a los trabajadores de oficina en rascacielos.

Dado que es poco probable que muchos trabajadores regresen a sus cubículos, las antiguas torres de oficinas pueden convertirse en viviendas asequibles y muy necesarias después de la pandemia. Los distritos comerciales unidimensionales pueden convertirse en barrios vibrantes.

Las actividades no relacionadas con el trabajo también han cambiado. La gastronomía, el entretenimiento y el fitness se han trasladado cada vez más al aire libre, ya que ocupan espacio reservado para los automóviles.

Entonces, al igual que con los carriles para bicicletas de París, la pandemia está creando prototipos de una ciudad posterior al automóvil que es permanente y centrada en el ser humano.

Brote de enfermedad por coronavirus (COVID-19) en París

Personas con máscaras protectoras caminan frente a los clientes que almuerzan en el balcón de un restaurante en París mientras los restaurantes y cafés reabren después del brote de COVID-19 en Francia, el 2 de junio de 2020 (Foto de archivo: REUTERS / Benoit Tessier)

De hecho, los cambios en París son parte de un plan más amplio para crear una “ville du quart d’heure” (ville du quart d’heure), donde las actividades diarias básicas, incluido el trabajo, el aprendizaje y las compras, se pueden realizar para una caminata corta o un paseo en bicicleta desde casa.

Renacimiento urbano

Entonces, lejos de hacer obsoletas las ciudades, como algunos predijeron, la pandemia ha abierto posibilidades más amplias para un renacimiento, lo que el economista Joseph Schumpeter llamó “destrucción creativa” a escala urbana.

La crisis no dejó a los gobiernos más remedio que adoptar un enfoque acelerado de prueba y error. Las extraordinarias innovaciones en peatones, viviendas asequibles y la zonificación dinámica que han surgido destacan el poder de los circuitos de retroalimentación positiva.

Sin embargo, el enfoque de Schumpeter es principalmente experimental, e incluso los experimentos mejor diseñados a veces fallan.

Leer: Comentario: El CBD de Singapur debe ser remodelado para seguir siendo relevante en el mundo posterior a COVID

Leer: Comentario: Comentario: Salvando el bosque de Dover y la difícil situación del urbanista de Singapur

Además, los costos de esas fallas no se asumen de manera uniforme: aquellos con menor impacto tienden a sufrir más. Por ejemplo, la pandemia de COVID-19 ha afectado de manera desproporcionada a los pobres y vulnerables.

En esta nueva era de innovación urbana, los líderes deben extremar las precauciones para reducir los riesgos y redistribuir los beneficios a los desfavorecidos y vulnerables. Esto significa, ante todo, escucharlos.

El movimiento Black Lives Matter en los Estados Unidos es un poderoso ejemplo de un grupo privado de derechos que exige ser escuchado. Los líderes de todas partes deben prestar atención y abordar directamente las divisiones étnicas y de clase. El diseño urbano es fundamental para cualquier estrategia de este tipo.

Para apoyar este proceso, y ayudar a mantener la resiliencia y la agilidad en la innovación urbana después de la pandemia, los líderes deben considerar la creación de plataformas digitales participativas para permitir que los residentes comuniquen sus necesidades.

Una pequeña niebla molecular se cierne sobre el horizonte de París

Una niebla de pequeñas partículas se cierne sobre el horizonte en París, Francia, el 9 de diciembre de 2016, cuando la Ciudad de la Luz ha experimentado la peor contaminación del aire en una década. Reuters / Gonzalo Fuentes

Esto puede fomentar políticas que mejoren la calidad de vida en las ciudades, especialmente en los vecindarios desfavorecidos, incluso reduciendo tendencias problemáticas como el aumento de la contaminación y la mejora.

Solo con un enfoque ágil y completo podemos aprovechar esta oportunidad única en un siglo, o más bien cumplir con nuestro compromiso urgente, de “reconstruir mejor”.

Leer: Comentario: Cuando los hogares de Singapur se convierten en lugares de trabajo: cambios masivos dentro y fuera del hogar

Un paseo por la calle Rivoli hoy no revela el caos y la apatía que esperábamos en las calles de la ciudad durante la pandemia. En cambio, la calle histórica está repleta de parisinos enmascarados que van en bicicleta, ciclomotores, bicicletas eléctricas y motos de nieve, o se detienen a tomar un café en cafés y restaurantes.

La calle muerta por la epidemia ha revivido. Con una planificación cuidadosa, experiencias audaces y suerte, estas transformaciones pueden ser solo el comienzo para las ciudades de todo el mundo.

Carlo Ratti, cofundador de la Oficina Internacional de Diseño e Innovación Carlo Ratti Associati, es director del Senseable City Lab en el Instituto de Tecnología de Massachusetts. Richard Florida es profesor en el Town College de la Universidad de Toronto y en la Rotman School of Management.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *