Search for:
  • Home/
  • Top News/
  • Cómo Bolivia fue pionera en la reforma agraria en América del Sur
Cómo Bolivia fue pionera en la reforma agraria en América del Sur

Cómo Bolivia fue pionera en la reforma agraria en América del Sur

  • Siguiendo con los experimentos por países, esta vez le tocó el turno a Bolivia, que tuvo su primer acercamiento a la distribución de tierras públicas en los años cincuenta. Posteriormente, entre las décadas de 1960 y 1970, estas acciones provocaron migraciones desde las regiones altoandinas hacia los valles y regiones de la Amazonia.
  • Si bien en Bolivia se implementaron medidas neoliberales en las décadas de 1980 y 1990, hacia el siglo XXI el partido político del Movimiento al Socialismo (MAS) se consolidó y Evo Morales ascendió a la presidencia, luego de centrarse en las demandas indígenas.
  • Hasta la fecha, los esfuerzos se han centrado en el cumplimiento de la FES, o función económica y social. En otras palabras, los propietarios deben utilizar la tierra o perderla.
  • Haga clic en el enlace “Una tormenta perfecta en el Amazonas” en la parte superior de esta página para ver los Capítulos 1-13 cuando se publiquen durante 2023 y 2024.

Bolivia fue pionera en el movimiento de reforma agraria en América del Sur. Un momento decisivo en su historia moderna fue la Revolución Nacional de 1952, que comenzó como un levantamiento contra el sistema feudal que vinculaba a las comunidades indígenas a propiedades de familias adineradas. Estableció el gobierno revolucionario. Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) se creó en 1958 para otorgar estatus legal a las tierras ocupadas y reclamadas por campesinos indígenas. La revolución tuvo lugar en gran medida en las tierras altas andinas y eventualmente condujo a la expansión de propiedades muy pequeñas (pequeñas) que motivaron a mucha gente. campesinos Migrar a zonas urbanas o a las tierras bajas orientales. Las grandes propiedades en la Amazonía boliviana evitaron la expropiación, pero sus propietarios se vieron obligados a legar parte de sus propiedades a las comunidades indígenas de las que dependían para obtener mano de obra.

En 1965 se creó Bolivia. Instituto Nacional de Colonización (INC) para promover la migración a las Tierras Bajas y, en el proceso, establecer una burocracia paralela y superpuesta para otorgar títulos de propiedad. Las dos agencias distribuyeron tierras en la Amazonia boliviana a la creciente afluencia de inmigrantes indígenas de las tierras altas andinas. Los proyectos de colonización organizados en la década de 1970 crearon paisajes de pequeños agricultores en Chapare, Cochabamba (Paisaje Humano Modificado o HML #32); Alto Pini, La Paz (HML #33); y San Julián, Santa Cruz (HML #31).

Los inmigrantes japoneses también llegaron en la década de 1960 y establecieron colonias en Santa Cruz en Yabakani (HML #32) y Okinawa (HML #31), paisajes con suelos inusualmente fértiles, especialmente adecuados para el cultivo de arroz irrigado. Los menonitas se asentaron al sur de Santa Cruz en la década de 1970, iniciando un proceso de colonización en la llanura aluvial del Río Grande (HML #31) que eventualmente se extendió hacia las áreas de Chiquitania (HML #29) y Guarayos (HML #30). Estos inmigrantes extranjeros fueron bienvenidos tanto por los gobiernos militares como por los civiles porque trajeron conocimientos prácticos que eran consistentes con la política del gobierno de desarrollar la economía agrícola de Santa Cruz. Pero el principal beneficiario de esta política fue crocino Familias que utilizaron su influencia para adquirir millones de hectáreas de bosques públicos.

READ  La gran lotería de Navidad "El Gordo" en España comienza con el reparto de premios
El bosque del Chaco boliviano fue destruido recientemente para el cultivo de soja. Foto de Rhett A. Mayordomo/Mongabay.

Las décadas de 1980 y 1990 se caracterizaron por la adopción de políticas económicas neoliberales impuestas a Bolivia por organismos multilaterales. Una de las decisiones más importantes y de mayor alcance fue cerrar minas estatales no rentables, lo que provocó otra ronda de éxodo, esta vez de mineros indígenas que se unieron a su pueblo. campesino Sus pares de las tierras bajas pueden comenzar una nueva vida como pequeños agricultores. Aproximadamente la mitad de ellos se trasladaron a la región del Chapare y comenzaron a cultivar coca. Trajeron consigo una tradición de activismo sindical que definiría las luchas políticas de la década de 2000.

En 1992, el INC se fusionó con el INRA, que fue reformado para proteger los derechos de propiedad como parte del programa en curso para crear una economía de mercado. codificado antes li enra de 1996, la Ley de Tenencia de Tierras modificada incluía disposiciones para regular (com.salud) de títulos de propiedad y elaboración del catastro nacional. Como la mayoría de las políticas de ajuste estructural de la década de 1990, estas políticas incluían disposiciones para proteger los reclamos ancestrales de las comunidades indígenas.

El Banco Mundial y otras agencias multilaterales han apoyado el proceso de titulación de tierras[i] Con financiamiento de inversiones en infraestructura y ordenamiento territorial. Los comerciantes internacionales de productos básicos establecieron filiales locales, proporcionaron crédito asequible e integraron la creciente frontera agrícola en sus cadenas de suministro globales. La tierra barata, el suelo fértil y un gobierno complaciente atrajeron a inversores de América del Norte, Argentina y Brasil. El auge de la soja ya estaba en marcha en 2000, impulsando un aumento en el valor de las propiedades similar al observado en el paisaje sojero del centro de Mato Grosso. En la llanura aluvial cerca de San Julián (HML #31), los precios promedio anuales de las tierras agrícolas aumentaron un seis por ciento entre 1990 y 2000, un quince por ciento entre 2000 y 2010, y un siete por ciento entre 2010 y 2020.

Mientras el auge agrícola estaba en marcha, Bolivia también estaba transformando su sector forestal siguiendo reglas del juego diseñadas por ecólogos forestales interesados ​​en implementar el manejo forestal sostenible a través del sector privado. La pieza central de esta estrategia consistió en concesiones por treinta años que cubrían aproximadamente 6,5 millones de hectáreas (alrededor de 16 millones de acres) otorgadas a empresas que prometieron implementar una gestión forestal sostenible. Bolivia fue vista como un experimento en el que la reforma democrática y una economía de mercado podrían promover el desarrollo sostenible y la justicia social. Sin embargo, los ciudadanos de Bolivia tenían una visión diferente del futuro de su país.

READ  Los mejores lugares para practicar yoga y meditación en Sudamérica
Proceso de erradicación de la coca en Bolivia.
Proceso de erradicación de la coca en Bolivia. Foto de Gabriela Reyes.

Estado multinacional de Bolivia

En 2005, Bolivia eligió a Evo Morales en una victoria aplastante que dio poder a su partido político. movimiento socialista (MAS), la primera mayoría en el Congreso desde la restauración de la democracia en 1986. La clave de su éxito electoral fue una plataforma basada en los derechos de los indígenas y sus demandas de democracia. tierra y territorio, Atrajo un apoyo abrumador de los pueblos indígenas de las tierras bajas y de las poblaciones de habla quechua y aymara de las tierras altas andinas. Evo Morales y sus aliados indígenas reescribieron la constitución, cambiaron el nombre del país y comenzaron a desmantelar el marco institucional que el Consenso de Washington había impuesto a Bolivia. Entre los primeros puntos de la agenda legislativa estuvo la reforma constitucional li enra Con un enfoque en los derechos de las comunidades locales y los pequeños agricultores.

La tenencia comunal de la tierra es común en las culturas indígenas y el régimen anterior ha iniciado el proceso de reconocimiento Territorios Comunitarios de Origen (Costo total de la propiedad). Esta categoría de tenencia benefició enormemente a los grupos étnicos que habitaban las remotas tierras bajas de los trópicos y a las comunidades de pastores de las llanuras áridas del Altiplano. Sin embargo, se ha avanzado poco en la formalización de títulos de tierras comunales en áreas agrícolas donde ya vive la mayoría de las familias indígenas. La administración de Morales hizo de las poblaciones agrícolas una prioridad y procedió a demarcar límites alrededor de miles de tierras rurales en las tierras altas andinas. En la Chiquitania (Santa Cruz), se trató de la formalización de concesiones de tierras a gran escala otorgadas por terratenientes a sus inquilinos indígenas en las décadas de 1960 y 1970. En el norte de Bolivia, el Instituto Nacional de Agricultura Comunitaria (INRA) utilizó (campesino) Un sistema de distribución de tierras a comunidades familiares que habitan en los bosques y que se asentaron en la zona durante los auges del caucho de los años 1990 y 1940.

READ  Cubierta de freno lateral revisada para Ferrari en España

Al mismo tiempo, el gobierno de Morales ha respondido a los reclamos de cientos de miles de familias indígenas que han migrado a las tierras bajas durante los últimos 40 años.

Aunque votaron por un gobierno socialista, estas familias querían pleno derecho legal sobre sus pequeñas granjas. El INRA comenzó a revisar y aprobar títulos de propiedad a un ritmo sin precedentes; Entre 2006 y 2015, el INRA procesó y validó cientos de miles de pequeñas explotaciones agrícolas, superando con creces el pobre historial de las empresas consultoras contratadas durante la primera fase del proceso de regularización de la tenencia de la tierra (ver tabla a continuación).

A pesar de su retórica anticapitalista, el gobierno socialista no intentó imponer una reforma agraria de gran alcance, aunque hubo algunos intentos de alto perfil de expropiación de propiedades a gran escala. La resistencia de la sociedad civil en Santa Cruz y un (supuesto) acuerdo con líderes empresariales suprimieron los intentos de cambiar el sistema de tenencia de la tierra en las áreas naturales más productivas y valiosas de Bolivia. Los agronegocios son extremadamente importantes para la salud de la economía local.

La Ley INRA de 2009 incluye un límite a las propiedades de más de 5.000 hectáreas (alrededor de 12.355 acres) y disposiciones que permiten al Estado recuperar propiedades que no cumplan con los criterios para obtener “Función económica y social“(Hacha).” En otras palabras, los propietarios deben “usar la tierra o perderla”. Los grandes propietarios gestionan estos requisitos subdividiendo sus propiedades y contratando agrónomos, silvicultores y abogados para mantener los documentos necesarios para probar la FES. Sin embargo, los productores de mediana escala pueden ser víctimas de empleados depredadores que buscan obtener sobornos, o de ladrones de tierras sin escrúpulos que invaden propiedades con grandes activos forestales o documentos sospechosos.

Distribución de tierras en la Amazonía boliviana.

Imagen de portada: Humedales de la región de San Miguelito, Bolivia. Foto de Rhett A. Mayordomo/Mongabay.

“Una tormenta perfecta en el Amazonas” es un libro escrito por Timothy Killen y contiene las opiniones y análisis del autor. La segunda edición fue publicada por caballo blanco Lanzado en 2021, bajo los términos de la Licencia Creative Commons (licencia CC BY 4.0).

Lea otros extractos del Capítulo 4 aquí:

el cuarto capítulo. La tierra: el bien final

Para leer los capítulos anteriores del libro, busque el primer capítulo aquí, el segundo capítulo aquí y el tercero aquí.

Artículo publicado por Mayra

biodiversidad amazónica, conservación del Amazonas, destrucción del Amazonas, bosques tropicales, desarrollo comunitario, deforestación, desarrollo sostenible, libros, medio ambiente, libros, selva amazónica, selva amazónica, verde, selva amazónica

Bolivia, Colombia, Ecuador, Guyana, América Latina, Perú, América del Sur, Surinam, Venezuela

Imprenta

"aspirante a practicante de la cerveza. Creador. Alborotador incondicional. Defensor de la televisión. Gurú del café extremo".

Leave A Comment

All fields marked with an asterisk (*) are required