Search for:
  • Home/
  • Economy/
  • El Banco de la Reserva no debería presionar a los pobres cuando la culpa es de los precios del petróleo

El Banco de la Reserva no debería presionar a los pobres cuando la culpa es de los precios del petróleo

Edward Miller es analista de políticas e investigación en First Union, y Craig Rennie es director de políticas y economista del Trades Union Council.

opinión: Los precios del petróleo están subiendo de nuevo y es probable que esto mantenga las tasas de inflación más altas de lo que queremos. Esto lleva a muchos comentaristas a sugerir que las tasas de interés deberían volver a subir.

Pero con la OCR anunciada oficialmente hoy, ¿es hora de aumentar las tasas hipotecarias, cerrar negocios y dejar sin trabajo a un montón de trabajadores?

Desde 2019, los precios del petróleo y la inflación han estado muy juntos. Es fácil entender por qué.

La comida del supermercado se transporta hasta allí. Los artículos importados aquí se envían por camión cisterna, buque de carga o por vía aérea.

Cuando productores de petróleo como Rusia y Arabia Saudita deciden limitar la producción de petróleo, los precios suben. Esto, a su vez, conduce a una tasa OCR más alta y tiene un impacto en las tasas hipotecarias y los niveles de empleo aquí en Nueva Zelanda.

El Banco de la Reserva espera que las tasas de interés más altas contribuyan a empujar a 55.000 trabajadores al desempleo. Además, los economistas de Westpac estiman que una hipoteca sobre una casa de precio promedio en Auckland comprada en mayo de 2021 podría esperar un aumento de aproximadamente $1,600 por mes.

Esto también afecta gravemente a algunas empresas que dependen del crédito renovable, como los agricultores y los constructores de viviendas.

¿Quién gana y quién paga?

Los altos precios del petróleo conducen a precios más altos. Los altos precios, a su vez, permitieron a algunas empresas aumentar sus ganancias. Lo que provocó que los precios volvieran a subir.

READ  Las aerolíneas españolas pronostican un invierno fuerte, con una oferta de asientos superior a los niveles prepandemia

El mes pasado, publicamos un informe que destaca el aumento de las ganancias corporativas en 2021 y 2022, y nuestro análisis mostró que las ganancias fueron responsables del 55% de las presiones inflacionarias internas desde mediados de 2021 hasta finales de 2022.

Pero estos no son sólo los resultados del trabajo realizado por algunos empleados sindicales. El Fondo Monetario Internacional, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, el Banco Central Europeo y el Banco de Inglaterra han llegado a conclusiones similares sobre la contribución del aumento de las ganancias corporativas a la inflación interna a nivel mundial.

Adrian Orr revelará hoy la última decisión del Comité de Política Monetaria.

Robert Cocina/Cosas

Adrian Orr revelará hoy la última decisión del Comité de Política Monetaria.

Por tanto, existe una necesidad real de mejores herramientas de amplificación. En el corto plazo, recomendamos que el gobierno explore una gama más amplia de instrumentos fiscales –como impuestos a las ganancias extraordinarias, servicios públicos gratuitos y controles de precios a corto plazo– para garantizar que los efectos de la inflación se distribuyan de manera más justa y en línea con quienes se benefician. del aumento de los precios. .

La experiencia de España, que utilizó estos métodos y vio caer su tasa de inflación al 2%, fue convincente.

Sostuvimos que en el largo plazo el gobierno necesita participar en una intervención más activa, utilizando su balance fiscal para reducir el costo de bienes básicos como la vivienda, la energía y el transporte. Estos son responsables de una gran parte de nuestras presiones inflacionarias actuales. Este es exactamente el modelo que Estados Unidos está utilizando ahora a través de la ley de reducción de la inflación aprobada por el presidente Biden.

READ  Datura llega a Israel

Se pueden lograr avances significativos en energía y transporte. Por ejemplo, las tres principales importaciones de Nueva Zelanda son el petróleo, los automóviles y las autopartes. Invertir en infraestructura y transporte público mejores y más baratos, permitiendo una forma urbana más compacta y medios de transporte activos, así como la electrificación del transporte personal, reduciría significativamente nuestro déficit comercial y al mismo tiempo mejoraría los niveles de vida.

Nueva tendencia

Pero este nuevo enfoque parece muy alejado del debate político actual. Los partidos de derecha han hecho campaña durante meses sobre la magnitud de la deuda creada por el gasto aparentemente despilfarrador del Partido Laborista.

La actualización fiscal preelectoral publicada la semana pasada indica que se espera que los costos anuales del servicio de la deuda se dupliquen, de 2.900 millones de dólares a 6.600 millones de dólares.

Sin embargo, ahora está cada vez más claro que, dadas las lagunas en el plan tributario nacional –particularmente el impuesto a los compradores extranjeros–, la financiación de los recortes impositivos dependerá de un mayor endeudamiento o de recortes aún más profundos en los servicios públicos.

La política nacional de transporte también depende en gran medida de asociaciones público-privadas, donde los proyectos de infraestructura se mantienen fuera del balance del gobierno a cambio de tasas de interés más punitivas y costos más altos.

Durante décadas, los partidos de todo el espectro político se han encerrado en restricciones demasiado estrictas a la deuda pública. Actualmente, la “deuda neta” se limita al 30% del PIB. En Nueva Zelanda, la tasa de crecimiento es actualmente del 18,1% y se prevé que alcance un máximo del 22,8% en 2025 antes de volver a disminuir.

READ  Un monumento africano en Puerto España en honor a la historia y la cultura

La tasa en Australia es casi el doble de nuestra tasa, mientras que la tasa en Estados Unidos, Reino Unido, Francia y España es casi cuatro veces mayor. No hay crisis de deuda en Nueva Zelanda.

Nuestra obsesión por reducir la deuda pública tiene consecuencias sociales y económicas reales.

El gasto público como porcentaje del PIB disminuyó cada año entre 2011 y 2017, lo que a su vez condujo a un crecimiento económico lento, así como a consecuencias negativas para los servicios públicos básicos como la salud y la educación. La reducción del gasto del sector público ha aumentado los pasivos sociales que las comunidades de Aotearoa han tenido que pagar.

El huracán Gabriel nos ha dado una idea de los costos de adaptarse a un clima más cálido y caótico.

Tanto la mitigación como la adaptación tienen costos elevados. No limitar el calentamiento global simplemente crea una inestabilidad de precios inimaginable.

Nuestra respuesta política habitual castiga a aquellos que son menos capaces de soportar los mismos shocks financieros.

Mientras tanto, las empresas y quienes obtuvieron ganancias durante la crisis del costo de vida están siendo recompensados ​​con tasas de interés más altas.

Necesitamos un nuevo enfoque. Es probable que los acontecimientos inflacionarios del mañana empeoren significativamente la desigualdad. A falta de cambios significativos en las políticas sobre obligaciones de deuda y responsabilidades colectivas, nuestra respuesta política empeorará las cosas.

"Defensor de la Web. Geek de la comida galardonado. Incapaz de escribir con guantes de boxeo puestos. Apasionado jugador".

Leave A Comment

All fields marked with an asterisk (*) are required