Search for:
  • Home/
  • Economy/
  • ‘Es una profesión’: Las mujeres lideran la revolución de la cerveza artesana en Barcelona | España

‘Es una profesión’: Las mujeres lideran la revolución de la cerveza artesana en Barcelona | España

Fue Steve Huxley, nativo de Liverpool y residente de Barcelona desde hace mucho tiempo, quien introdujo la ciudad en la industria cervecera cuando abrió Barcelona Brewing Company en 1993, pero fue la mujer, Judith Kartex, quien ayudó a establecer Barcelona como la capital de la cerveza artesanal de España.

“La cerveza siempre ha sido parte de mi vida”, dice ella. Éramos pobres y todo lo que teníamos para beber era agua del grifo, no Coca-Cola. Excepto los domingos, mi madre y mi abuela abrían una botella de cerveza de dos litros para ver fútbol en la tele. Muy inglés, ¿no?

“Steve nos abrió los ojos a las posibilidades de la cerveza artesanal, no solo en Barcelona sino en el resto de España”, dice Kartex, quien aprendió su oficio de Huxley y dirigía su propia cervecería, Cerveza Barra.

“Como cervecero sientes que estás contribuyendo al bien común. No es un trabajo, es una profesión”, dice Covadonga García Pérez, de 24 años, una de las tantas cerveceras en este mundo tradicionalmente masculino, que elabora en La Textil. un nuevo bar cervecero elegante en el centro de Barcelona que también es restaurante y local de música.

García Pérez se une a otra joven, Cristina Fernández Romero, de 27 años, que suele trabajar en Espiga, una cervecería a las afueras de la ciudad, pero se unió a ella en La Textil en un proyecto cervecero.

Llamaron a su nueva cerveza Punto Violeta después de la campaña para proporcionar espacios públicos seguros para mujeres acosadas.

“Queremos reflejar que las mujeres son bienvenidas con los brazos abiertos al mundo de la elaboración artesanal”, dijeron.

READ  Comprender la evolución de las exportaciones españolas desde una perspectiva de valor añadido

Asturianos y madrileños respectivamente, los dos acabaron en Barcelona porque “ahí empezó todo y donde hay más cervecerías y cervecerías”.

Fernández Romero dice que se interesó en la elaboración de cerveza durante el año de Erasmus en la República Checa, sorprendida por la variedad de cervezas diferentes.

“Me sorprendió que usando los mismos productos se pueden hacer tantos tipos diferentes de cerveza”, dice ella.

Quiònia Pujol en su finca de Almacelles.
Quiònia Pujol en su finca de Almacelles. Imagen: ver pie de foto

A cientos de kilómetros de Barcelona, ​​Quiònia Pujol ha ido un paso más allá, elaborando cerveza a partir de la malta y el lúpulo que cultiva en su finca del pueblo de Almacelles.

“No bebo cerveza comercial y cuando empezamos en 2013, era para hacer la cerveza que quería beber”, dice Pujol. “Cultivamos todo lo que necesitamos para hacer cerveza eco-artesanal. Una granja cervecera como esta es única en España y posiblemente en Europa”.

Pujol vende cerca de la mitad de la Cervesa Lo Vilot que produce para los bares de Barcelona. Ella rechaza la idea de una cerveza distintivamente femenina, una opinión compartida por Cartex, ahora directora de conferencias de las cervecerías InnBrew, quien dice: “No creo que las mujeres hagan cervezas diferentes o mejores. La diferencia es que a los hombres no les gusta”. admitir que no saben nada, pero las mujeres no tienen miedo de preguntar”. Así aprendemos más”.

Cartex suele ser sincero cuando se le pregunta sobre la misoginia en el entorno masculino y en la industria de la cerveza artesanal.

“Trabajé en la construcción, jugaba fútbol, ​​andaba en moto, era baterista en una banda de rock, todos mundos muy masculinos”, dice. “Como mujer en la escena cervecera, nunca he tenido un problema. Tengo 53 años y soy una mujer grande con mucha actitud y no recibo una mierda de nadie. Puede que no sea lo mismo para mujer joven.”

READ  Málaga - Costa del Sol | Con los costes energéticos en alza en España, las empresas de hostelería dicen que les está resultando difícil asumir los gastos adicionales

Sin embargo, lejos de enfrentar oposición, los jóvenes cerveceros que colaboran en La Textil dicen que los hombres están felices de ver a más mujeres en acción.

“Lo que me encanta es que cuando se trata de cosas que son físicamente desafiantes, los colegas hombres, en lugar de decir ‘lo voy a hacer’, me ayudan a encontrar una solución para que pueda hacerlo yo misma”, dice Fernández Romero.

“Es un sueño hacer el trabajo”, dice ella. “Siento que he encontrado mi lugar en el mundo. Estamos creando algo que hace feliz a la gente, algo que pueden compartir”.

"Defensor de la Web. Geek de la comida galardonado. Incapaz de escribir con guantes de boxeo puestos. Apasionado jugador".

Leave A Comment

All fields marked with an asterisk (*) are required