Search for:
  • Home/
  • entertainment/
  • Hace 15 años, un director visionario hizo una película de ciencia ficción impactante, distópica y adelantada a su tiempo.
Hace 15 años, un director visionario hizo una película de ciencia ficción impactante, distópica y adelantada a su tiempo.

Hace 15 años, un director visionario hizo una película de ciencia ficción impactante, distópica y adelantada a su tiempo.

El agua del río ya no pertenece a los residentes de Santa Ana del Río, un pequeño pueblo en la región de Oaxaca en el sur de México. En cambio, una empresa estadounidense posee los derechos sobre el preciado líquido y lo envía al norte para consumo estadounidense. Los agricultores locales tienen que recomprar su agua a precios más altos, mientras las fuerzas de seguridad, utilizando armas militares, matan a los “ladrones” que encuentran a la vista.

Esta es la configuración inicial de la no tan descabellada película debut del visionario director Alex Rivera. Comerciante de sueño Explora la extracción de recursos y mano de obra del Sur Global, combinando problemas de la vida real con tecnología de ciencia ficción. Quince años después del estreno de esta película independiente en 2008, las cuestiones sociales y políticas que tan inteligentemente aborda se han vuelto aún más apremiantes.

Comerciante de sueño Está protagonizada por Luis Fernando Peña como Memo, un joven ansioso por dejar su ciudad natal sin agua. La familia de Memo todavía está tratando de cultivar en sus tierras áridas, y él construye una radio para pasar el tiempo e interceptar conversaciones desde fuera de su mundo limitado. Pero cuando su dispositivo hace que lo confundan con un “aquaterrorista”, conduce a la brutal muerte de su padre a manos de un soldado mexicano-estadounidense, Rudy (Jacob Vargas), que estaba operando un dron mortal.

La tragedia obliga a Memo a viajar a Tijuana, donde los migrantes ya no buscan cruzar físicamente la frontera ahora que se ha erigido el muro (por el que muchos extremistas estadounidenses de derecha se salivan hoy). En cambio, los “coyotes” (un juego de palabras con los “coyotes” que hoy trafican personas a través de las fronteras) colocan ilegalmente nodos metálicos en el cuerpo de una persona para que pueda trabajar de forma remota a través de las fronteras. Sus cuerpos permanecen en México, dentro de fábricas conectadas en red llamadas Sleep Traders, mientras controlan de forma remota robots que realizan trabajos manuales en Estados Unidos.

Trabajar sin trabajadores. La subcontratación ideal y rentable de tareas centrales sólo beneficia a los tecnócratas. Al mismo tiempo, las energías de muchos explotados se agotan a cambio de migajas para sobrevivir sin la posibilidad de participar del ilusorio concepto del sueño americano. Llamar despreciable a este plan no es suficiente.

Comerciante de sueño Imagina un futuro en el que la frontera entre Estados Unidos y México esté cerrada pero las empresas aún encuentren la manera de explotar a los trabajadores extranjeros.

Entretenimiento maya

Rivera utiliza efectos prácticos para representar esta tecnología, dándole un aspecto fundamentado pero diferente. Los empleados usan una máscara de oxígeno para mantenerse alerta durante los turnos. Trabajan de noche, de ahí el sobrenombre de “comerciantes dormidos”. Cables azules están atados a nudos en sus brazos y espalda, evocando la imagen de una muñeca colgando de los hilos de su amo. En lugar de las habituales gafas de realidad virtual, el director opta por lentes de contacto de alta tecnología que permiten a los trabajadores remotos mirar a través de los ojos de sus homólogos robóticos.

Memo quiere conectar su “sistema nervioso a la economía global” para enviar dinero a su madre y a su hermano en casa. Ahí es donde entra Luz (Leonor Varela), una joven escritora con algunos trabajos paralelos. Además de trabajar como loba experimentada, Luz vende clips de sus propios recuerdos a través de una plataforma digital. Nada es sagrado en este futuro. Cada pensamiento y emoción se puede convertir en una mercancía con fines de lucro.

Hay un momento en el que Memo, que ha estado enchufado y trabajando como robot de soldadura en un rascacielos de Los Ángeles, captura su reflejo. Luego se da cuenta de que su cuerpo en Estados Unidos es una máquina que funciona a distancia y a bajo costo, y ya no es un cuerpo humano. Ha sufrido la forma máxima de deshumanización. Su presidente estadounidense no sabe su nombre ni siquiera su rostro. Para ellos es sólo una pieza de hardware.

Arte del cartel para Comerciante de sueño.

Entretenimiento maya

Rivera también utiliza animación generada por computadora para representar máquinas controladas por humanos que han reemplazado a agricultores y trabajadores de la construcción. Una colección de artículos brillantemente ingeniosos en Comerciante de sueño (creado por sólo $2 millones), todo al servicio de sus poderosas ideas, hace que uno se pregunte qué podría haber logrado Rivera con un presupuesto mayor.

“Estoy trabajando en un lugar que nunca veré”, le dice Memo más tarde a Luz, una vez que los dos tienen una relación sentimental. El protagonista acepta su insignificancia en los juegos de poder de quienes gobiernan a las masas. Los expresivos ojos de Peña transmiten una profunda decepción, no sólo por la posición que ocupa en el “negocio” sino también por lo que imagina que podría hacer si tan sólo se fuera de casa. Pero este humilde héroe no carece de fuerza, como lo confirma su último acto revolucionario. Ante un nuevo orden mundial donde prevalece lo artificial, Memo aprende la importancia del trabajo de su padre como agricultor que cuida la tierra.

Luis Fernando Peña (izquierda) interpreta a Memo.

Entretenimiento maya

El hecho de que la persona materialmente responsable del asesinato del padre de Memo fuera un hombre de ascendencia mexicana entrenado para defender los intereses estadounidenses demuestra cómo los sistemas opresivos manipularán incluso a aquellos a quienes a menudo condenan al ostracismo, proporcionándoles un falso sentido de pertenencia para cumplir sus órdenes. En su intento de reparar las relaciones entre el perpetrador y el hijo de la víctima a lo largo de la historia, Rivera llama a su solidaridad contra un enemigo común.

Con la llegada de la inteligencia artificial y la rápida automatización de todos los servicios, lo que nos espera puede ser más extremo y peligroso de lo que Rivera imagina aquí. Cuando las corporaciones y sus aliados en lugares de poder ya no puedan usar los cuerpos de sus trabajadores, a quienes francamente desprecian, ¿cómo intentarán explotarnos a continuación?

READ  Portavoz de Eurovisión 2021 Reino Unido | Amanda Holden para presentar resultados

"Food ninja. Freelance fanático de la cultura pop. Wannabe zombie maven. Aficionado a Twitter".

Leave A Comment

All fields marked with an asterisk (*) are required