septiembre 20, 2021

ChitChat Post España

Mundo De Noticias Completo

Hay una sencilla razón por la que España se ha visto muy afectada por el coronavirus, Opinion News & Top Stories

6 min read

Los políticos aquí parecen estar desconcertados sobre por qué España es, una vez más, el país europeo más afectado por la pandemia de Coronavirus. Culparon a la imprudencia de la juventud, a nuestra incapacidad latina para mantener la distancia e incluso a la emigración. Sin embargo, todo el tiempo la respuesta estuvo ante sus narices: nada frenaba tanto la propagación del virus como su ineficacia.

Los españoles aceptaron pacientemente el confinamiento más duro de Europa durante la primera ola del virus en marzo e incurrieron en pérdidas económicas masivas a cambio de proteger la vida de los ancianos y los más vulnerables. Hemos estado entre los más disciplinados en el cumplimiento de regulaciones como el uso de máscaras, que son utilizadas por más del 84 por ciento de la población.

Sin embargo, hoy asistimos a la disipación de nuestros sacrificios a manos de una clase política que no descarriló su conclusión del acuerdo.

El lunes, el gobierno de Madrid impuso un bloqueo parcial en 37 regiones. El miércoles solicitó ayuda urgente al ejército y envió al menos 300 médicos, luego de que una nueva ola de heridos lo abrumara.

España controló el virus cuando puso fin a su estado de emergencia el 21 de junio. El primer ministro Pedro Sánchez declaró la victoria y organizó una rápida flexibilización del bloqueo que incluyó la reapertura de la industria del turismo. La responsabilidad de la gestión sanitaria del gobierno central que abordó la epidemia de forma inapropiada (España lideró las tasas de mortalidad e infección de los trabajadores sanitarios) se traspasó a las 17 comunidades autónomas del país, que no han obtenido mejores resultados. El hecho de que haya pocas excepciones, como la región norte de Asturias, solo confirma un fracaso generalizado.

READ  Cómo la Euro está lidiando con Covid y Football News & Top Stories

Antes de esta segunda ola, hubo tiempo suficiente para tomar medidas que mostraran su efectividad en los países asiáticos y redujeran el impacto de la epidemia en países más cercanos, como Portugal.

Pero nuestros políticos decidieron ignorarlos: los sistemas de salud no eran inmunes, no se hicieron planes para reabrir las escuelas y el sistema de seguimiento recomendado por todos los expertos no estaba implementado.

Una de las claves para frenar la propagación del virus es realizar la prueba de PCR en la mayor cantidad posible de personas que hayan estado en contacto con personas infectadas. Pero el número medio de casos potenciales que España ha podido rastrear es inferior al de Zambia (9,7 por caso confirmado de Covid-19), una cuarta parte de los casos en Italia (37,5) y una vigésima parte de Finlandia (185).

Los políticos tienen pocos incentivos para luchar por la excelencia, porque saben que la lealtad de los españoles a sus partidos compite con la lealtad a sus equipos de fútbol favoritos.

La ideología y el partidismo tienen más peso en las encuestas que la voluntad, la honestidad y la experiencia de los candidatos, lo que les envía el mensaje de que su éxito no depende de su gestión ni de los resultados que obtengan. Si algo nos enseña la pandemia es que el precio de no dar lo mejor de nosotros es muy alto.

Si bien los partidos políticos seguían culpando a los responsables de la primera ola, la segunda ola ya estaba en marcha.

Ahora está fuera de control y docenas de lugares están sufriendo una vez más las restricciones de bloqueo. Los hospitales, que sufren una escasez crónica de médicos, están sufriendo de-vu. Y según el Consejo General de Colegios Oficiales de Medicina de España, los trabajadores sanitarios a los que aplaudimos como héroes en marzo y abril vieron “el espectáculo de nuestros líderes políticos con depresión e indignación”.

READ  Copa Mundial de la FIFA 2022 ™ - Noticias - Xavi: cuando ganas la Copa del Mundo, eres un héroe para siempre

Por supuesto, estas frustraciones no se limitan a España. La confluencia de la epidemia y el surgimiento del populismo y el extremismo en todo el mundo, desde Estados Unidos hasta Filipinas, ha impedido respuestas basadas en el conocimiento, la ciencia y la gestión eficaz. Pero en el caso de España, estos problemas van más allá de la situación actual.


Una vez más, España es el país europeo más afectado por la pandemia de coronavirus. Foto: Reuters

Nuestros partidos políticos se han convertido en organizaciones estrictamente cerradas al talento externo. Los españoles no eligen candidatos individuales, sino que seleccionan una lista regional de partidos con candidatos elegidos por los partidos en un proceso en el que la intriga y las relaciones son más importantes que la competencia. La mayoría de nuestros representantes alcanzan puestos de responsabilidad sin experiencia más allá de la política. Solo el 36 por ciento de los miembros del Congreso declaró en 2018 que había trabajado anteriormente en el sector privado.

En tiempos normales, la disfunción política de España era menos evidente. Pero la pandemia ha revelado una dolorosa verdad: la ineficiencia está costando vidas y dañando las economías. Esto es evidente en la región de Madrid. Hoy, el centro financiero y gubernamental de España se encuentra en una situación desesperada.

Nueva York y Madrid se encontraban en situaciones similares en junio. Después de que las dos ciudades fueran inicialmente duramente afectadas por el coronavirus, la epidemia parecía estar bajo control. Desde entonces, en la Comunidad de Madrid se ha duplicado el número de casos hasta los 772 casos por 100.000 habitantes, mientras que Nueva York ha mantenido la situación bajo control con 28 contagios por 100.000 habitantes.

READ  La propagación del virus Corona en España llevó a Gran Bretaña a unirse a otros países europeos para imponer restricciones de viaje.

Tampoco hay ningún misterio aquí: la diferencia se explica por la cantidad de dispositivos de rastreo, soporte hospitalario, reapertura inteligente de negocios y pruebas.

En los últimos meses, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, miembro del conservador Partido Popular que gobierna la región desde hace 25 años, ha prometido rastrear refuerzos sanitarios y profesores de escuela que llegaran tarde o no. Absolutamente. Además de las tensiones con el gobierno central, las recomendaciones de los expertos estuvieron sujetas al oportunismo político, las medidas se implementaron demasiado tarde y, característica de la clase dominante española, se repartió la culpa para eludir responsabilidades.

Revertir el nivel medio en la política española requerirá reformas profundas que deben comenzar con la educación, cuyos beneficios pueden no ser evidentes para nutrir a una nueva generación de líderes durante años. Pero nada nos impide tomar medidas más realistas que puedan frenar nuestro declive político.

Para España es de especial importancia reformar la ley electoral para que los votantes elijan directamente a sus representantes, repensar la organización regional que ha provocado la falta de coordinación entre regiones y fortalecer la independencia de instituciones de gobierno repletas de políticos que ofrecen lealtad ciega a los partidos políticos. .

Sin embargo, nada de esto importaría si los líderes españoles no tuvieran que rendir cuentas en las elecciones.

En las próximas elecciones, no debemos olvidar a los responsables del desastroso manejo de la epidemia de Coronavirus.

David Jiménez es periodista y autor de El Director. Este artículo fue traducido por Erin Goodman del español.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *