Search for:
  • Home/
  • sport/
  • La pregunta sobre el peso de Garbiñe Muguruza en la alfombra roja pone de relieve el problema del sexismo en España

La pregunta sobre el peso de Garbiñe Muguruza en la alfombra roja pone de relieve el problema del sexismo en España

FLa número uno del mundo, Garbiñe Muguruza, está considerada la mejor tenista española de la última década. Entonces, cuando se jubiló a principios de este mes, con sólo 30 años, se enfrentó a todas las preguntas que cabría esperar: ¿Por qué ahora? ¿Qué extrañarás del tenis? ¿Que vas a hacer despues?

Una pregunta, ella no se lo esperaba. En la alfombra roja de los Premios Laureus en Madrid la semana pasada, Muguruza se enfrentó a una multitud de periodistas y uno gritó: “[People] “Decían que habían dejado de entrenar, especialmente en las redes sociales, y la gente te atacaba duramente por tu apariencia…”

Los ojos de Muguruza se abrieron momentáneamente, ya que estaba claramente sorprendida. Entonces me reí. ¿Qué más iba a hacer con ese tipo de preguntas, con cuatro micrófonos y tantas cámaras apuntando a su cara?

Es posible que Muguruza haya pensado que sus días de responder preguntas sobre su cuerpo habían terminado, considerando que no tiene intención de volver a jugar tenis profesional. También hay un punto más obvio: esto, francamente, no es asunto de nadie.

En la alfombra roja, con docenas de fotógrafos, periodistas y personas agitando cámaras de teléfonos inteligentes para seguir cada uno de sus movimientos, lo último que le gustaría que le recordaran son los trolls de las redes sociales. Ella fue quien decidió que ya no cumplía con los imposibles estándares de belleza establecidos para las mujeres, y mucho menos con los que se esperan de las atletas de élite.

READ  Cómo ganar la Copa del Mundo: cinco cosas que aprendimos de la nueva película de la BBC

Pero ella todavía aborda esta ridícula pregunta con un aplomo increíble. “Bueno, si no practico ¿qué pasará?” “Quiero vivir la vida, disfrutar la vida”, dijo Muguruza, forzando otra sonrisa tranquila. El régimen de entrenamiento es muy difícil, así que cuando puedes vivir más la vida y relajarte, quieres disfrutarla. Todos conocemos el físico de un atleta olímpico…” Ella soltó otra risa “Seamos claros: lo importante es mantenerse saludable y disfrutar de la vida”.

El clip de respuesta de Muguruza ganó fuerza en toda España y provocó una controversia generalizada. Algunos la han elogiado por cómo manejó la situación, y con razón. Pero no debería haberse puesto allí en primer lugar.

La cultura deportiva de España ha sido puesta bajo el microscopio en los últimos meses, con el sexismo y la desigualdad en los primeros lugares de la agenda. Todo comenzó cuando el ex presidente de la Federación Española de Fútbol, ​​Luis Rubiales, le plantó un beso no deseado en la boca a la delantera Jenny Hermoso durante una fiesta del Mundial en agosto pasado.

Las acciones de Rubiales empañaron el momento histórico de victoria de España y provocaron una reacción masiva. Algunos integrantes del equipo femenino boicotearon los partidos, lo obligaron a dimitir y Hermoso declaró que el beso no fue consentido. Incluso la ministra española de Igualdad, Irene Monteiro, describió la normalización del comportamiento sexual en la sociedad española.

Muguruza en el US Open de 2022 (AP)

El caso sigue siendo parte del ciclo noticioso, ya que Rubiales enfrentará cargos de agresión sexual y coerción y podría ser sentenciado a hasta dos años y medio de prisión si es declarado culpable. Negó haber cometido cualquier irregularidad.

READ  ¿Estamos asistiendo al final de la hegemonía de España en Europa?

Algunos esperaban que esta cuenta condujera a un cambio real en España, pero la realidad indica lo contrario. De hecho, la compañera de Hermoso en España y ganadora del Balón de Oro, Aitana Bonmatti, afirmó que el fútbol femenino local sigue teniendo “los mismos problemas de siempre”, a pesar del triunfo de la selección en el escenario mundial.

Bonmati y sus compañeras estuvieron este lunes en la misma alfombra roja que Muguruza, donde la estrella del tenis fue testigo de otra muestra del menosprecio público hacia la deportista. Esa noche también asistieron al menos una docena de otros atletas retirados, y me atrevería a suponer que a ninguno de ellos se les preguntó nada que tuviera que ver con su peso corporal o apariencia. Este es un estándar que solo las mujeres deben cumplir durante toda su vida y, cuando se trata de deportes, impacta directamente en la participación.

Las investigaciones nos han dicho en repetidas ocasiones que las niñas abandonan los deportes debido a preocupaciones sobre su imagen corporal, e incluso entre las que tienen un alto rendimiento, el problema persiste. a estudio de la BBC En marzo descubrió que más de un tercio de las atletas británicas de élite encuestadas habían sufrido un trastorno alimentario. Algunos dijeron que era un resultado directo del abuso de las redes sociales sobre su apariencia, y otros dijeron que sentían que no se parecían a lo que “se suponía” que debía lucir un atleta. A principios de este año, la mediocampista de Inglaterra y Chelsea Fran Kirby compartió la vergüenza corporal que ha experimentado en línea y el impacto negativo que puede tener.

Garbiñe Muguruza asiste a la alfombra roja de los Premios Laureus World Sports 2024 en Madrid (imágenes falsas)

Pocas personas se atreverían a hacerle a alguien que no conocen una pregunta directa sobre su peso. Si bien habría sido intrusivo y potencialmente dañino para una periodista -y una periodista, además- hacerle a Muguruza una pregunta tan personal en ese entorno.

READ  Villeda, exentrenador de la selección española de fútbol, ​​se suma a la investigación por el beso de Rubiales

Durante su carrera, Muguruza ganó el Abierto de Francia y Wimbledon, y es la única mujer que venció a Venus y Serena Williams en una final de Grand Slam. Su cuerpo la ha llevado a alturas que la mayoría de la gente ni siquiera puede imaginar. Pero en lugar de centrarse en lo que su cuerpo le ha permitido lograr durante esta glamorosa carrera, parte de la atención se ha centrado en cómo luce su cuerpo ahora.

Es notable que todavía sea necesario decir esto, pero en caso de duda, adopte esta regla estricta y rápida: no pregunte a las mujeres cuánto pesan.

"Jugador. Erudito en alcohol. Evangelista de viajes independiente. Creador ávido. Ninja incurable de Internet".

Leave A Comment

All fields marked with an asterisk (*) are required