agosto 18, 2022

ChitChat Post España

Mundo De Noticias Completo

Las corrientes cambiantes podrían acelerar el derretimiento de la capa de hielo de la Antártida Oriental

5 min read

La cuenca subglacial Aurora se encuentra dentro del glaciar Totten (NASA Earth Observatory/Joshua Stevens)

Publicado el 4 de agosto de 2022 a las 3:22 p. m. por

Conversación

[By Laura Herraiz Borreguero, Alberto Naveira Garabato and Jess Melbourne-Thomas]


Las aguas más cálidas fluyen hacia la capa de hielo de la Antártida Oriental, según nuestra nueva y alarmante investigación que revela un posible nuevo impulsor del aumento del nivel del mar global.


La investigación, publicada hoy en Nature Climate Change, muestra que cambiar la circulación del agua en el Océano Austral podría dañar la estabilidad de la capa de hielo de la Antártida Oriental. La capa de hielo, del tamaño de los Estados Unidos, es la más grande del mundo.


Los cambios en la circulación del agua son causados ​​por cambios en los patrones del viento y están vinculados a factores que incluyen el cambio climático. El aumento del nivel del mar y las aguas resultantes pueden dañar la vida marina y amenazar los asentamientos costeros humanos.


Nuestros hallazgos subrayan la urgencia de limitar el calentamiento global por debajo de 1,5 °C, para evitar el daño climático más catastrófico.


Capas de hielo y cambio climático


Las capas de hielo consisten en hielo helado que se ha acumulado a partir de la precipitación sobre la tierra. Donde las placas se extienden desde la tierra y flotan en el océano, se conocen como plataformas de hielo.


Se sabe que la capa de hielo de la Antártida Occidental se está derritiendo y contribuyendo al aumento del nivel del mar. Pero hasta ahora, se sabe poco sobre su contraparte oriental.


Nuestra investigación en el extranjero se centró en un área conocida como la cuenca subglacial Aurora en el Océano Índico. Esta zona de hielo marino congelado forma parte de la capa de hielo de la Antártida Oriental.


Cómo responderá esta cuenca al cambio climático es una de las mayores incertidumbres en las proyecciones del aumento del nivel del mar de este siglo. Si la cuenca se derritiera por completo, el nivel global del mar aumentaría 5,1 metros.


Gran parte de la cuenca se encuentra por debajo del nivel del mar, lo que la hace especialmente sensible al derretimiento de los océanos. Esto se debe a que el agua de mar profundo requiere temperaturas más bajas para congelarse que el agua de mar poco profunda.



Mapa de la Antártida visto desde arriba, que revela la extensión de la capa de hielo. La Cuenca Subglacial Aurora está en el interior del Glaciar Totten, visto abajo a la derecha. (Estudio de Visualización Científica del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA)


lo que encontramos


Hemos examinado 90 años de observaciones oceanográficas en la cuenca subglacial Aurora. Hemos encontrado un claro aumento en la temperatura del océano de 2 a 3 grados centígrados desde la primera mitad del siglo XX. Esto es igual a 0,1 a 0,4? puntuaciones de cada contrato.


La tendencia al calentamiento se ha triplicado desde la década de 1990, alcanzando una tasa de 0,3 a 0,9 grados por década.


Entonces, ¿cómo se relaciona este calentamiento con el cambio climático? La respuesta se relaciona con un cinturón de fuertes vientos del oeste sobre el Océano Antártico. Desde la década de 1960, estos vientos se han estado moviendo hacia el sur, hacia la Antártida, durante los años en que la situación anular del sur, un factor climático, se encuentra en una fase positiva.


Este fenómeno se atribuye en parte al aumento de los gases de efecto invernadero en la atmósfera. Como resultado, los vientos del oeste se acercan a la Antártida en el verano, trayendo consigo agua tibia.


Se pensaba que la capa de hielo en la Antártida Oriental era relativamente estable y estaba protegida del calentamiento del océano. Esto se debe en parte a que está rodeada de agua muy fría conocida como «agua de plataforma espesa».


Parte de nuestra investigación se centró en el glaciar Vanderford en la Antártida oriental. Allí, notamos que el agua tibia reemplaza al agua fría y densa.


Se espera que el movimiento de aguas cálidas hacia la Antártida Oriental empeore durante el siglo XXI, amenazando la estabilidad de la capa de hielo.



Donde las capas de hielo se extienden desde la tierra y flotan hacia el océano, se conocen como plataformas de hielo. En la imagen: Iceberg Alley en la Antártida Oriental. El autor fue presentado por el Dr. Joel B Pedro


¿Por qué es esto importante para la vida marina?


Trabajos previos sobre los efectos del cambio climático en la Antártida Oriental generalmente supusieron que el calentamiento ocurre primero en las capas superficiales del océano. Nuestros hallazgos, que las aguas profundas se calientan primero, apuntan a la necesidad de repensar los impactos potenciales en la vida marina.


Se requiere un trabajo de evaluación sólido, incluida la inversión en monitoreo y modelado que pueda vincular el cambio físico con las respuestas complejas de los ecosistemas. Esto debería incluir los efectos potenciales de cambios muy rápidos, conocidos como puntos de inflexión, que podrían significar que el océano está cambiando mucho más rápido de lo que la vida marina puede adaptarse.


Es probable que los ecosistemas marinos de la Antártida oriental sean muy vulnerables a la subida de las aguas. El krill antártico, por ejemplo, se reproduce hundiendo los huevos en las profundidades del océano. La alta temperatura de las aguas profundas puede afectar el desarrollo de huevos y larvas. Esto, a su vez, afectará a las poblaciones de krill y a depredadores como pingüinos, focas y ballenas.


Limitar el calentamiento global por debajo de 1,5 grados


Esperamos que nuestros hallazgos inspiren los esfuerzos globales para limitar el calentamiento global por debajo de 1,5 °C.


Calentamiento superior a 1,5 grados. Aumenta significativamente el riesgo de desestabilización de la capa de hielo de la Antártida, lo que conduce a un aumento significativo del nivel del mar.


Pero mantenerse por debajo de 1,5 grados mantendría el aumento del nivel del mar en no más de 0,5 metros adicionales para 2100. Esto abriría mayores oportunidades para que las personas y los ecosistemas se adapten.


Laura Herraiz Borreguero es oceanógrafa física en CSIRO.


Alberto Navira Garabato es profesor del Centro Oceanográfico Nacional de la Universidad de Southampton.


Jess Melbourne Thomas es especialista en investigación y agente de conocimiento en CSIRO.


Este artículo aparece con permiso de The Conversation y se puede encontrar en su forma original aqui.


Conversación

Las opiniones expresadas aquí son las del autor y no necesariamente las de The Maritime Executive.

READ  El equipo de WUSL desarrolla un catalizador de doble función para pilas de combustible renovables estandarizadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.