Search for:
  • Home/
  • Top News/
  • Los ambiciosos planes de Lula para salvar la selva amazónica chocan con la realidad
Los ambiciosos planes de Lula para salvar la selva amazónica chocan con la realidad

Los ambiciosos planes de Lula para salvar la selva amazónica chocan con la realidad

wEl pollo Luiz Inácio Lula da Silva Después de ganar las elecciones brasileñas el año pasado, los activistas climáticos de todo el mundo respiraron aliviados. Su predecesor derechista, Jair Bolsonaro, destruyó la agencia ambiental, ignoró la prospección ilegal de oro y socavó los derechos indígenas. Por el contrario, Lula prometió terminar con la deforestación ilegal en la Amazonía y liderar los esfuerzos internacionales para detener el cambio climático. El 5 de junio, la izquierda trazó un ambicioso plan para detener la deforestación ilegal en la Amazonía a finales de la década. “No debería haber contradicción entre el crecimiento económico y la protección del medio ambiente”, dijo. Sin embargo, la agenda verde de Lula sufre reveses.

En teoría, Brasil está bien posicionado para liderar el esfuerzo contra el cambio climático. En 2019, el 82 % de la electricidad se generó íntegramente a partir de fuentes renovables, en comparación con el promedio mundial del 29 %. Las emisiones de carbono provienen principalmente de la deforestación y la agricultura, no de la energía.

Reducir la deforestación promete grandes recompensas. El Banco Mundial estima que el valor de la selva amazónica, principalmente como depósito de carbono, es de 317 000 millones de dólares anuales, y casi todos sus beneficios van al resto del mundo. Esto es de tres a siete veces más que el valor estimado que podría lograrse con la agricultura, la minería o la tala en el área. Un comité del Senado está trabajando para crear un mercado de carbono, lo que permitiría a Brasil ganar dinero vendiendo créditos de carbono. y en abril La Unión EuropeaBrasil, con el que Brasil podría firmar pronto un acuerdo comercial, aprobó una ley que prohíbe la importación de productos que contribuyan a la deforestación. Todo esto proporciona incentivos para evitar más talas.

Son muchos los problemas que se interponen en el camino de Lola. Para empezar, es mucho menos popular de lo que fue en su primer y segundo mandato, entre 2003 y 2010. En ese momento, lidera la mayoría en el Congreso. Pero ganó las elecciones del año pasado contra Bolsonaro por un estrecho margen de 1,8 puntos porcentuales. El Congreso se ha desviado a la derecha. Lidera una coalición pendenciera que con frecuencia no lo votó. Ha tenido que recurrir a las tácticas del barril de cerdo para obtener apoyo. Incluso esto no funcionó completamente. El 1 de junio, el Congreso aprobó una ley que eliminó el registro de tierras rurales y la gestión de residuos y aguas del Departamento de Medio Ambiente. También eliminó la autoridad del recién creado Ministerio de Pueblos Aborígenes para delimitar las tierras aborígenes. El día anterior, la Cámara había aprobado una ley que, de ser aprobada por el Senado, no reconocería las reivindicaciones territoriales de los grupos indígenas.

READ  Los casos de coronavirus aumentan en España, lo que genera nuevas reglas de cuarentena británicas para los turistas

Ambos proyectos de ley fueron un golpe para el lobby de la agroindustria, el segundo problema del presidente. Según el Banco Mundial, el sector agrícola se ha duplicado desde el año 2000 y ahora representa el 28% de producto Interno Bruto y el 20% del empleo. En los primeros tres meses de este año, el sector creció un 22% récord, lo que llevó a los bancos a revisar sus cuentas producto Interno Bruto pronóstico del año. Esto se debió a que la combinación de una excelente cosecha en un contexto de buen clima y la guerra en Ucrania hizo que los precios de los alimentos se dispararan. Por el contrario, la producción industrial disminuyó y el sector de los servicios creció solo levemente.

Asimismo, el lobby de la agroindustria es un contrapeso mayor. Ahora tiene 347 de los 594 escaños en ambas cámaras del Congreso, frente a los 280 de 2018. Los créditos fiscales para la agricultura aumentaron del 9 % del total en 2006 al 12 % en 2021, dice Pedro Lopion, líder de la bancada.

Parte de la expansión del sector agrícola ocurrió bajo las dos primeras administraciones de Lula, cuando se aceleró el comercio con China. Sin embargo, a Lula le ha costado recuperar el apoyo del sector, que se ha unido detrás de Bolsonaro. En abril, el ministro de agricultura de Lula rescindió su invitación a la feria agrícola más grande del país, luego de que Bolsonaro anunciara que asistiría. Más tarde, Lula llamó “fascistas” a los organizadores del evento.

Un tercer problema para Lula es la importancia de la petrolera estatal, Petrobras. En sus dos primeras administraciones, Lula Petrobras celebró como un héroe nacional después de que la compañía realizara uno de los mayores descubrimientos de petróleo en alta mar de la historia en 2006, en lo que se conoce como campos presalinos frente a la costa sureste. Este descubrimiento permitió a Brasil convertirse en el octavo mayor productor de petróleo del mundo. Gran parte de este petróleo potencial se desarrollará en esta década, que el gobierno espera que convierta a Brasil en el cuarto mayor productor de petróleo. Adtiya Ravi, analista de Rystad Energy, una firma de consultoría, estima que el petróleo de los campos presalinos por sí solo podría representar casi el 4% del suministro mundial para fines de la década. Petrobras espera aumentar la producción de 3 millones de barriles por día hoy a más de 5 millones para 2030.

READ  El mercado de células solares de perovskita tiene un gran valor para comprender el valor

Además de desarrollar proyectos existentes, Petrobras está tratando de obtener una licencia para perforar en busca de petróleo en alta mar cerca de la cuenca del Amazonas, en un área conocida como Margen Ecuatorial (ver mapa). Esta área podría contener hasta 30 mil millones de barriles de petróleo y equivalente, de los cuales se cree que una cuarta parte es recuperable. Los recientes descubrimientos de petróleo en Guyana y Surinam alientan a Petrobras, que está lista para invertir casi la mitad de su presupuesto de exploración de $6 mil millones durante los próximos cinco años en la región. El 18 de mayo, el regulador brasileño se negó a otorgar a la empresa una licencia de exploración, aunque Petrobras apeló la decisión. Alexander Silvera, ministro de Energía y Minería, calificó la exploración petrolera en la región como un “pasaporte al futuro”, y calificó de “ridículas” las exigencias del regulador. Lula dijo que le resulta “difícil” creer que la extracción de petróleo pueda causar daños ambientales.

Mientras tanto, la estrategia de negocios a cinco años de Petrobras apenas menciona inversiones en energías renovables. Dice que $4.400 millones, o el 6 por ciento de sus gastos de capital durante el período, se destinarán a “impulsar [the company’s] Low Carbon Site” y la mayor parte se destinará a descarbonizar la producción de petróleo, en lugar de promover la energía renovable.

En comparación con, PA Invirtió $ 5 mil millones en energía renovable, hidrógeno, biocombustibles y estaciones de carga de vehículos eléctricos solo en 2022, o el 30% de los gastos de capital de la compañía ese año. Mauricio Tolmasquim, el nuevo director de transición energética de la empresa, admite que Petrobras está “muy atrasada” en sus planes de volverse verde. en la nueva marcha CEOJean-Paul Pratis se jactó de que Brasil podría ser “el último productor de petróleo del mundo”.

READ  7 de los mejores lugares para visitar en Ecuador en 2024

Según Rystad Energy, Brasil ha aprobado o tiene la intención de aprobar la mayor cantidad de proyectos de petróleo y gas en 2022 y 2023 después de Arabia Saudita y Qatar (ver gráfico). Si bien se espera que la producción de petróleo en Europa, África y Asia disminuya durante la próxima década, se espera que la participación de América del Sur en la producción mundial aumente del 7,2 % actual a casi el 10 % para 2030, gracias principalmente a Brasil, Guyana y Surinam, según Sr. Ravi.

Para cumplir con sus promesas verdes, Lula necesita renunciar a su “lealtad al nacionalismo petrolero”, dice Natalie Unterstil, presidenta del Instituto Talanoa, un centro de estudios de Río de Janeiro. Pero el gobierno puede oler el dinero. Incluso sin el desarrollo marginal ecuatorial, Petrobras espera proporcionar más de $200 mil millones en ingresos a las arcas estatales durante los próximos cinco años, o alrededor del 5% de los ingresos totales del gobierno.

El obstáculo final es el deseo de desarrollar la Amazonía y los países cercanos a la franja ecuatorial. Los estados del norte y noreste de Brasil contienen las tres cuartas partes de los pobres del país (según la definición de las estimaciones de la agencia de estadísticas), aunque albergan a poco más de un tercio de su población. Los gobernantes del norte quieren más inversión. En junio pasado, antes de su elección, Lula dijo que apoyaba una carretera que uniera las regiones de cultivo de soja del interior con los puertos de la costa amazónica. El Ministro de Transportes del gobierno de Lula también incluyó entre sus prioridades un gigantesco ferrocarril que uniría el interior con la costa. Sin embargo, un estudio de 2021 indicó que si se construye el ferrocarril, se talarán 230.000 hectáreas de árboles en tierras indígenas para 2035.

El deseo de Lula de impulsar la economía ya chocó con su agenda ambiental. Días antes de anunciar el plan para acabar con la deforestación, su administración recortó los impuestos a los automóviles y camiones para estimular el consumo. Para volverse ecológica, Lola puede tener que abandonar algunos de sus planes para que Brasil se vuelva más rico.

"aspirante a practicante de la cerveza. Creador. Alborotador incondicional. Defensor de la televisión. Gurú del café extremo".

Leave A Comment

All fields marked with an asterisk (*) are required