octubre 18, 2021

ChitChat Post España

Mundo De Noticias Completo

Para los trasplantes, Covid-19 complica la carrera contra el tiempo

4 min read

Majadahonda (España) (AFP) – Sus luces azules parpadean, las ambulancias corren por la circunvalación de Madrid hacia el aeropuerto, la frase “donación de órganos” en un costado claramente visible y los autos se detienen para dejarlos pasar.

Un equipo de trasplantes está en camino de recuperar el corazón de alguien, que se utilizará para salvar la vida de otro paciente que ya está en espera.

A medida que la pandemia de coronavirus plantea una serie de desafíos para los principales expertos en trasplantes del mundo en España, el receptor es uno de los afortunados.

El año pasado, el número de estos procedimientos de tiempo crítico se redujo drásticamente debido al colapso de las unidades de cuidados intensivos en todo el país.

Un jet privado espera en la pista del aeropuerto de Barajas de Madrid, su piloto sentado en los puntos de control mientras tres paramédicos vestidos de verde se apresuran a abordar, uno tirando de una hielera azul vacía con ruedas. Según la legislación española, el paradero del donante debe permanecer confidencial.

“Lo que ha cambiado la pandemia es la cantidad de trasplantes”, dijo Erica Martínez, de 41 años, enfermera especializada a bordo que ha participado en unos 450 trasplantes. “El principal problema, especialmente durante la primera ola, fue el colapso de las unidades de cuidados intensivos en todos los hospitales”.

Con el aumento de los casos de Covid-19 en todo el país, las unidades de cuidados intensivos, consideradas críticas para la cirugía de trasplante de órganos, están repentinamente sobrepobladas con un número sin precedentes de pacientes en estado crítico. “Los donantes siempre se identifican en las unidades de cuidados intensivos”, explica la Dra. Beatriz Domínguez Gil, Directora General de la Organización Nacional de Agricultura (ONT) de España.

READ  Los alquileres de las casas móviles aumentaron en España este verano

Allí, se les mantiene con vida artificialmente, a la espera de que les extraigan los órganos. También es donde los pacientes que han recibido un órgano tienen que “pasar al menos los primeros días después del trasplante”, dijo.

Como resultado, con los pacientes de Covid-19 llenando las unidades de cuidados intensivos, el número de tales procedimientos se redujo en un 20 por ciento el año pasado. Pero incluso entonces, España mantuvo cifras más altas que otros países antes de la pandemia, con 37,4 donantes por millón de residentes en 2020 en comparación con 29,4 en Francia y 36,1 en Estados Unidos en 2019.

Ha conservado su posición como líder mundial, realizando el 5 por ciento de todos los trasplantes de órganos en todo el mundo, a pesar de que representa solo el 0,6 por ciento de la población mundial.

La Sra. Amparo Curt es una de las que se sometieron al complejo procedimiento en el apogeo de la primera ola. En marzo pasado, fue puesta en lista de espera para un trasplante urgente tras contraer hepatitis autoinmune, lo que le dio “unos días” de vida.

Recordó su preocupación. “Te das cuenta de que vas a morir. Y te preguntas: ¿Qué órgano podrán encontrar en medio de la pandemia de Covid-19?” La mujer de 51 años dijo a la AFP que se le rompía la voz mientras contaba la historia.

Pero un “milagro”, la llamaron varios días después para recibir un hígado nuevo. Cinco días después, regresó a casa sintiéndose “agradecida de estar viva”.


El personal médico saca un refrigerador portátil que contiene un corazón de donante para ser trasplantado a un paciente en el Hospital Universitario Puerta de Hierro en Majadahonda, España. Foto: AFP

En el aire, el cirujano Juan Esteban de Villarreal, de 28 años, no sabe si la extracción del corazón que va a realizar funcionará. En el Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda, en las afueras de Madrid, un paciente espera, aunque espera, ansiosamente la donación que le cambiará la vida.

READ  España no se colocará en la lista roja ya que 10 países pueden volverse verdes mañana

Tres cuartas partes de los miembros viajan en aerolíneas comerciales, que lo transportan gratis, pero aquellos que no pueden esperar viajan en un jet privado. Después de aterrizar, el equipo abordó rápidamente otra ambulancia y corrió hacia el hospital donde el donante está acostado en la mesa de operaciones, las máquinas sonando constantemente.

El Dr. Esteban de Villarreal se acerca al donante, cuya caja torácica está abierta, palpando delicadamente el corazón que aún late. Después de varios minutos, retrocede y va a hacer una llamada telefónica.

“Yo diría que sí, funciona bien”, dijo, dando luz verde al proceso de extracción. Una vez retirado, el núcleo se coloca en un recipiente de plástico simple lleno de suero y se coloca dentro de tres bolsas herméticas.

“El aire es malo para ella”, explicó, mientras que la preciada carga se coloca en un contenedor refrigerado y se lleva al avión con las enfermeras, que pronto son trasladadas de regreso a Madrid.


El Dr. Juan Esteban de Villarreal prepara un corazón de donante para su trasplante a un paciente, en el quirófano del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda, España. Foto: AFP

Tras aterrizar, la ambulancia los traslada al hospital de Majadahonda y tras cambiarse de ropa nuevamente, el cirujano se dirige al quirófano donde ya está abierta la caja torácica del paciente.

Al entrar, extrae el órgano dañado y lo reemplaza con el nuevo corazón. En cuestión de horas, se retiran los tubos y el corazón comienza una nueva vida dentro de su nuevo dueño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *