septiembre 29, 2021

ChitChat Post España

Mundo De Noticias Completo

Resistencia contra Netflix: 300 tiendas de vídeos siguen vivas en España a pesar del boom

6 min read

“Tengo toallas sanitarias para mis hijos, pero no veo eso porque simplemente sacan la basura y no quiero que sepan cuál es mi gusto”. Julian (seudónimo) balbucea en la sección Películas clásicas de De vuelta al pasado, tienda de compra y venta de DVD, Blue Rays, vinilos y coleccionables en el centro de Las Palmas de Gran Canaria. “A menudo veo a la familia viendo algo repugnante y me doy la vuelta para tomar la computadora e ir a ver la película de Cary Grant”.

más información

Este establecimiento único en la capital está dirigido por Enrique Asunción, Víctor Muniz y Jorge Sosa. Los tres tienen experiencia en la industria del cine y la música, y un día decidieron que el boom de las plataformas digitales amenazaba la forma física necesaria para los subtítulos, y que dejaba mucho cine fuera de lugar porque no era comercial. Suficiente y porque no satisface las necesidades de los coleccionistas. Se trata de una de las cerca de trescientas tiendas de vídeo aún activas en España, según datos del sector, que operan fuera del puño de hierro de las plataformas digitales, que, a diferencia de lo que sucedió con estas empresas tradicionales, solo han ido creciendo durante la pandemia.

Son parte de una resistencia muy débil pero global. Recientemente, todos los días El periodico de Wall Street Iniciativa revelada Blockbuster gratis El movimiento, que comenzó en 2019, permite a los ciudadanos de Los Ángeles tomar prestadas películas en VHS de forma gratuita utilizando contenedores viejos que solían vender periódicos. En España también se da una asociación con la forma física y la desconfianza del algoritmo.

Asunción, de 48 años, explica: “Queremos que nuestros hijos continúen con nuestras tendencias cinematográficas. Mucha gente viene aquí no solo a comprar, sino también a hablar de cine, a comprar software móvil, a comprar carteles. Muchos jóvenes vienen a hacer pedidos”. películas clásicas o agotadas, o piden vinilos Pink Floyd o ELO porque sus padres les enseñaron. Me da esperanza y satisfacción “. Volver al pasado es una excepción. “El trabajo va bien, de verdad”.

READ  The Rock School abre la primera escuela de Europa
Aurora Debaris, propietaria de la tienda de vídeos Instan en BarcelonaAlbert García / País

“No puedo imaginarme trabajando en otra cosa”, dice Aurora DeParis, de 45 años, propietaria Vídeos instantáneos en Barcelona, que es la sucursal más antigua de España activa desde 1977. Debaris no dispone de un ala de contratación propia. Pero no les es hostil. Explica en una conversación telefónica: “No tengo nada en contra de eso, ya que la cultura mejora, por supuesto. Lo único es que no hay nada que necesite ver porque me va a aportar algo, o porque necesito verlo y no ha sido lanzado en DVD o Blue Ray “.

Dirige su negocio por algo más que la emoción de continuar con el negocio familiar. Muestro 46.000 películas, muchas de las cuales no están en plataformas. Creo que soy protector y recomiendo estas películas. La gente se me presenta todos los días “.

¿Qué opinas del anti-algoritmo? Trabajamos a tarifa fija donde pueden alquilar lo que quieran por 8,95 €. Somos más baratos que cualquier otra persona y lo recomendaríamos a propósito ”. La empresaria expandió el negocio en 2008 en un esfuerzo por hacerlo viable con una cafetería, una tienda de videos y un mini cine, donde planeaban programar una película diaria. Al menos antes de la pandemia. Todo se fue al infierno.. “. “Ojalá ahora que estamos vacunados y hay más control, mi trabajo y el trabajo de la biología, de todo tipo, se revitalizará. Nos cuesta”.

Julian Barcena, en su sede de Cantabria

Los negocios en el barrio también son una preocupación para el propietario Julián Bárcena, 37 Video Point Club, en Ryucin (8.400 habitantes, Cantabria). “No olvides las tiendas que duran toda la vida, pagamos impuestos”, dice por teléfono. “Todos los días somos vagos y vagos, nos limitamos a ver lo que nos imponen las grandes corporaciones, y al final todos terminaremos como los personajes de la película Wall-EEn esta película de Pixar (2008), los terrícolas abandonan el planeta en una nave llamada Axioma Por la contaminación y la falta de pasajeros en sus camas, son muy obesos, sus piernas no funcionan y están fijadas a una pantalla que cubre todas sus necesidades. Por cierto, Barcena contrató solo con Movistar +. “Pero lo básico: sin opción de películas, sin series de televisión ni nada por el estilo”.

READ  El campo doméstico no ha supuesto una ventaja para España en lo que va de Euro 2020

algoritmo gay

La palabra algoritmo aparece en todas las conversaciones con los propietarios de tiendas de videos o películas. Para ello, Lorena Jaume-Balci, CEO de AlgorithmWatch y miembro del grupo de sabios del gobierno español para la inteligencia artificial y el big data, explica en una conversación telefónica desde Alemania, “Se utilizan técnicas de programación basadas en Homofilia: Presumiblemente, las personas con gustos similares quieren lo mismo “. Esta teoría tiene sus raíces en la década de 1950 y fue desarrollada para estudiar la integración de culturas en los Estados Unidos.” Estas teorías sociales simplificadas y reductivas fueron elegidas por ingenieros para su aplicación, porque son fáciles de programar “, dice. Es algo mucho más complejo que solo las recomendaciones que se hacen”. El resultado, una tener dos idiomas Imponiendo y estandarizando unos determinados gustos que lo impregnan. Hay un punto muy anglosajón colonizadororación u oración.

Marcia Ciboro de pie dentro de su tienda de DVD y alquiler de Blue Ray
Marcia Ciboro posa dentro de su tienda de alquiler de DVD y Blue Ray “Ficciones” en Madrid. Andrea Comas

La inestable situación de muchas de estas tiendas se debe no solo al algoritmo. La boliviana Marcia Ciboro, propietaria de ImaginarioY en Madrid. “Fue muy perjudicial, no solo por la reserva en sí, sino también por el hecho de que aquellos que no tenían una plataforma o querían tener una nos empujaron a registrarnos en una. Y lo notamos mucho”. El propio Ciboro es una de esas personas, que ha pasado de no tener nada a verse obligado a pagar una cuota mensual para poder ver algo. “La principal razón por la que no quieres plataformas es que estás obligado a ver lo que la empresa quiere ver, y no tienes autonomía: te rodean, bloquean tus gustos. Aquí tengo 50.000 títulos, ni Netflix ni HBO juntos hacen en mi catálogo “. Al principio, la empresaria ofrecía solo cine de autores. “Pero tuve que abrir la mano para sobrevivir”.

READ  El jefe del aeropuerto de Bristol critica al gobierno por las restricciones de viaje actualizadas y las decisiones de la Eurocopa 2020

Ramon Pagán, propietario del videoclub R. Pagán en La Unión (20.500 habitantes, Murcia), es uno de los detractores de las plataformas. “He notado el impacto del algoritmo y Netflix desde la pandemia”, explica. “El algoritmo es un bot favorito de plataformas que te aconsejará sobre películas de terror buenas y malas solo porque te gusta el terror. No puedo hacer eso, porque si te doy una Juego Perdí muchísimo la credibilidad y mi negocio se basa en la confianza que confían en mí ”.

Maria Victoria tiene 35 años. Acabas de entrar en el local De vuelta al pasado Y revisa el estante para ver si hay actualizaciones. Explica: “Ver películas es la mejor experiencia cinematográfica”. “Y si no, vengo aquí porque hay más shows, y además, veo gente y puedo comprar cosas. La semana pasada saqué un cartel de naranja naranjaY finalizó: “Cruzo los andenes. Sobre todo porque es muy caro si quieres tener una vista amplia y buena”.

Puedes seguir a EL PAÍS TECNOLOGÍA en Sitio de redes sociales de Facebook Y Gorjeo O regístrate aquí para recibir Simnal. las noticias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *