julio 26, 2021

ChitChat Post España

Mundo De Noticias Completo

Un nuevo estudio sugiere que la excitante señal de “ vida ” en Venus era simple y antiguo dióxido de azufre

4 min read

El lado nocturno de Venus como se ve en el infrarrojo térmico.

El lado nocturno de Venus como se ve en el infrarrojo térmico.
imagen: JAXA / ISAS / DARTS / Damia Bouic

Los científicos asombraron al mundo el año pasadoOído al afirmar ser descubierto Efectos de la fosfina En las nubes de Venus. Una nueva investigación sugiere este gas, y es interesante, Producida por microbiosEn realidad, no fue responsable de la señal que descubrieron. En cambio, habría sido dióxido de azufre, una sustancia química que no es muy emocionante.

Excepcional Investigación La publicación de Nature en septiembre pasado se ve desafiada por un artículo de investigación que se publicará en The Astrophysical Journal, del cual se está preparando una versión preliminar. Disponible En arXiv. Este no es mi primer trabajo Efectivo La fosfina se descubre claramente en Venus y probablemente no será la última.

Puede ser que esta fosfina presente en Venus haya sido el amanecer de nuestras mentes, porque los seres vivos son una de las únicas fuentes conocidas de gas fétido. El equipo responsable del aparente descubrimiento, dirigido por la astrónoma Jane Graves de la Universidad de Cardiff, encontró evidencia en señales espectrales recolectadas por dos antenas de radio: el telescopio James Clerk Maxwell (JCMT) y el Atacama Large Millimeter / Millimeter Array (ALMA) que indican líneas espectrales. a longitudes de onda Indicando específicamente la presencia de ciertos químicos, en este caso la presencia de fosfina en la capa de la nube rosa.

Los autores del estudio de la naturaleza no afirmaron que existiera vida en Venus. En cambio, estaban pidiendo a la comunidad científica que explicara sus extrañas observaciones. De hecho, esta fue una afirmación excepcional, ya que indica que Venus, uno de los planetas más inhóspitos del sistema solar, en realidad puede ser habitable, con criaturas microscópicas flotando a través de las nubes.

Desafortunadamente, este no parece ser el caso.

Victoria Meadows, coautora del nuevo estudio y profesora de astronomía en la Universidad de Washington, explicó en declaración. “El dióxido de azufre es el tercer compuesto químico más común en la atmósfera de Venus y no se considera un signo de vida”.

Meadows, along with researchers from NASA, the Georgia Institute of Technology, and the University of California, Riverside, reached this conclusion by modeling conditions inside the Venusian atmosphere, which they did to re-interpret the radio data gathered by the original team.

“This is what’s known as a radiative transfer model, and it incorporates data from several decades’ worth of observations of Venus from multiple sources, including observatories here on Earth and spacecraft missions like Venus Express,” explained Andrew Lincowski, a researcher with the UW Department of Astronomy and the lead author of the paper, in the statement.

Equipped with the model, the researchers simulated spectral lines produced by phosphine and sulphur at multiple atmospheric altitudes on Venus, as well as how those signatures were received by ALMA and JCMT. Results showed that the shape of the signal, detected at 266.94 gigahertz, likely came from the Venusian mesosphere—an extreme height where sulphur dioxide can exist but phosphine cannot owing to the harsh conditions there, according to research. In fact, so extreme is this environment that phosphine wouldn’t last for more than a few seconds.

As the authors argue, the original researchers understated the amount of sulphur dioxide in the Venusian atmosphere and instead attributed the 266.94 gigahertz signal to phosphine (both phosphine and sulphur dioxide absorb radio waves around this frequency). This happened, according to the researchers, due to an “undesirable side-effect” known as spectral line dilution, study co-author and NASA JPL scientist Alex Akins explained in the statement.

“They inferred a low detection of sulfur dioxide because of [an] Una señal de ALMA artificialmente débil ”, agregó Linkoski.“ Pero nuestro modelo indica que los datos de ALMA atenuados por línea seguirían siendo consistentes con cantidades típicas o incluso grandes de dióxido de azufre de flores, lo que podría explicar completamente la señal JCMT observada.

Este nuevo hallazgo puede ser perjudicial para el artículo de Nature, y será interesante escuchar cómo responden los autores a esta crítica reciente. Sin embargo, algunos estudiosos creen que la escritura está en la pared, o más exactamente, en la basura.

“Después de que el trabajo original se publicó rápidamente, nosotros y los demás pusimos serias dudas en su análisis”, escribió Ignace Snellen, profesor de la Universidad de Leiden, en un correo electrónico. “Ahora, personalmente creo que este es el último clavo en el ataúd de la hipótesis de la fosfina. Por supuesto, nunca se puede probar que Venus esté completamente libre de fosfina, pero al menos no hay otra evidencia que sugiera lo contrario. Estoy seguro de que otros continuará haciéndolo. buscar “.

En diciembre pasado, Snellen y sus colegas desafiaron el estudio de la naturaleza, argumentando que el método utilizado por el equipo de Graves resultó en una relación señal / ruido “falsa” fuerte y que no había “evidencia estadística” de fosfina en Venus.

La aparente ausencia de fosfina en Venus y, por tanto, la ausencia de indicios de vida microbiana, es mucho menos interesante que lo contrario, pero esto es lo que sucede a veces. La ciencia no hace afirmaciones ni promesas sobre el atractivo de todas las cosas, y nosotros, como defensores del método científico, debemos aceptar nuestro universo abierto tal como lo encontramos.

READ  Los científicos han observado por primera vez la respuesta de las células vivas a los campos magnéticos - Scientific Exploration-cnBeta.COM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *