marzo 5, 2021

ChitChat Post España

Mundo De Noticias Completo

Las protestas antigolpistas se intensificaron en Myanmar a medida que el ejército expandía su represión en Internet

6 min read

Yangon: Myanmar presenció sus mayores protestas contra el golpe hasta el momento el sábado (6 de febrero) cuando los jóvenes manifestantes salieron a las calles para denunciar el nuevo orden militar del país, a pesar de un apagón de Internet en todo el país destinado a sofocar a un creciente grupo de oposición popular.

Unos 3.000 manifestantes se reunieron en una carretera cerca de la Universidad de Yangon, la mayoría con un saludo de tres dedos que se había convertido en un símbolo de resistencia al control del ejército.

En la primera manifestación de este tipo desde que los generales tomaron el poder el lunes, los activistas corearon: “dictador militar, fallar, fallar, democracia, ganar, ganar” y alzaron pancartas que decían “Contra la dictadura militar”. Los transeúntes les ofrecieron comida y agua.

Gran parte de la multitud vestía de rojo, el color de la Liga Nacional para la Democracia liderada por Aung San Suu Kyi, quien ganó las elecciones del 8 de noviembre por una abrumadora mayoría, como resultado de la negativa de los generales a reconocerlo, citando fraude.

Leer: El Secretario General de las Naciones Unidas apoya el derecho del pueblo de Myanmar a protestar pacíficamente ante el golpe militar

Leer: Estados Unidos lidera la acusación como acusó a Aung San Suu Kyi de Myanmar tras el golpe

A medida que aumentaban las protestas y los activistas llamaban en las redes sociales a la gente para que se uniera a la marcha, Internet del país se interrumpió.

El Observatorio de Internet NetBlocks informó un “apagón de Internet en todo el país”, y dijo en Twitter que la conectividad había caído al 54 por ciento de los niveles normales. Testigos presenciales informaron el cierre de los servicios de datos móviles y Wi-Fi.

READ  Ministerio de Relaciones Exteriores de Brunei: los Estados miembros de la ASEAN debaten una posible declaración sobre la situación en Myanmar

El consejo militar no respondió a las solicitudes de comentarios. Trató de silenciar la disidencia bloqueando temporalmente Facebook y expandiendo la campaña de redes sociales a Twitter e Instagram el sábado.

Yangon protestas el 6 de febrero

Los manifestantes levantan un saludo de tres dedos durante una manifestación contra el golpe militar de Myanmar en Yangon el sábado 6 de febrero de 2021 (Foto: AFP / STR)

La compañía noruega de telefonía móvil Telenor Asa dijo que las autoridades habían ordenado a los proveedores de servicios de Internet que bloquearan el acceso a Twitter e Instagram “hasta nuevo aviso”.

Muchos han evitado la prohibición de sitios como Facebook utilizando VPN para ocultar sus sitios, pero la interrupción general de los servicios de datos móviles limitará gravemente el acceso a noticias e información independientes.

“Internet está realmente caído, pero no vamos a dejar de levantar la voz”, escribió un usuario de Twitter, Mao Hutun Aung. Luchemos pacíficamente por la democracia y la libertad. Luchemos hasta el último minuto por nuestro futuro.

Las organizaciones de la sociedad civil de Myanmar han pedido a los proveedores de servicios de Internet y las redes de telefonía móvil que impugnen las órdenes del Consejo Militar de bloquear el acceso a Internet.

“Al obedecer sus directivas, sus empresas esencialmente están legitimando la autoridad de los militares, a pesar de la condena internacional de este organismo en particular”, dijo una coalición de grupos en un comunicado.

Leer: Varias empresas de Singapur han reanudado sus operaciones en Myanmar mientras siguen de cerca la situación

Leer: La policía advierte sobre planes para protestar en Singapur por la situación en Myanmar

Telenor dijo antes del cierre de Internet que estaba legalmente obligado a seguir la orden de bloquear algunas redes sociales, pero “destacó la contradicción de la directiva con el derecho internacional de derechos humanos”.

El director regional adjunto de Campañas de Amnistía Internacional, Ming Yu-ha, dijo que cerrar Internet en medio de un golpe de estado y el estallido de la pandemia de COVID-19 fue una “decisión espantosa e imprudente”.

El jefe del ejército, Min Aung Hlaing, tomó el poder alegando fraude a pesar de que la Comisión Electoral dice que no encontró evidencia de irregularidades generalizadas en las elecciones de noviembre.

El consejo militar declaró el estado de emergencia por un año y prometió entregar el poder después de nuevas elecciones, sin dar un plazo.

Presión internacional

La incautación provocó la condena internacional, y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas pidió la liberación de todos los detenidos y las sanciones selectivas que Washington está considerando.

Aung San Suu Kyi, de 75 años, no ha sido vista en público desde el golpe. Pasó casi 15 años bajo arresto domiciliario durante una lucha contra la ex junta antes del inicio de la turbulenta transición democrática en 2011.

El abogado de Aung San Suu Kyi y presidente derrocado, Win Myint, dijo que están detenidos en sus casas y que no ha podido verlos porque todavía están siendo interrogados.

Aung San Suu Kyi enfrenta cargos por importar ilegalmente seis walkie-talkies, mientras que Win Myint está acusado de violar las restricciones de COVID-19.

Sean Thornell, asesor económico australiano de Aung San Suu Kyi, dijo en una carta a Reuters el sábado que estaba detenido.

Comentario: el ejército de Myanmar nunca tuvo la intención de ceder el poder

La protesta del sábado es la primera señal de disturbios callejeros en un país con un historial de sangrienta represión militar contra los manifestantes. También hubo protestas contra el golpe en Melbourne, Australia, y la capital taiwanesa, Taipei, el sábado.

La desobediencia civil comenzó a surgir en Myanmar a lo largo de la semana, con médicos y maestros entre los que se negaban a trabajar, y cada noche la gente golpeaba ollas y sartenes en una muestra de ira.

Además de la detención de unas 150 personas tras el golpe de Estado denunciada por grupos de derechos humanos, los medios locales informaron que unas 30 personas fueron detenidas debido a las fuertes protestas.

Estados Unidos está considerando imponer sanciones a personas y entidades controladas por el ejército de Myanmar.

El Departamento de Estado de Estados Unidos dijo que el ministro de Relaciones Exteriores, Anthony Blinken, presionó al diplomático chino Yang Jiechi en una llamada telefónica el viernes para condenar el golpe.

Comentario: La Asociación de Naciones del Sudeste Asiático podría hacerlo mejor en Myanmar esta vez

China, que tiene estrechos vínculos con el ejército de Myanmar, se unió al consenso sobre la declaración del Consejo de Seguridad, pero no condenó la toma del poder por parte de los militares y dijo que los países deben actuar a favor de la estabilidad de su vecino, Myanmar.

Un portavoz de la ONU dijo que la enviada de la ONU en Myanmar, Christine Schraner Burgner, condenó el golpe en una llamada telefónica con el comandante militar adjunto de Myanmar, So Win, y pidió la liberación inmediata de todos los detenidos.

Los generales tienen pocos intereses externos que puedan ser susceptibles a sanciones internacionales, pero la vasta inversión comercial del ejército podría verse afectada si los socios extranjeros se van, como dijo el viernes la empresa japonesa de bebidas Kirin Holdings.

La organización de cabildeo con sede en Estados Unidos, Human Rights Watch, pidió el levantamiento de las restricciones en Internet, la liberación de los detenidos y el fin de las amenazas contra periodistas.

“El bloqueo de noticias e información por parte de los líderes del golpe no puede ocultar sus arrestos y otras violaciones por motivos políticos”, dijo el director de Asia Brad Adams.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *