enero 18, 2022

ChitChat Post España

Mundo De Noticias Completo

Los rostros detrás de las continuas protestas de los trabajadores del metal en la ciudad de Cádiz, en el sur de España | Economía y Negocios

6 min read
Manifestantes Jesús Posada, Minerva Morgado y Antonio Morgado.Marcos Moreno

Hace catorce años, a la entonces alcaldesa de Cádiz, Teofilla Martínez, del conservador Partido Popular (PP), se le ocurrió una consigna destinada a atraer turistas: la ciudad que sonríe. Aunque ayudó, no fue solo esta campaña la que creó el estereotipo de la ciudad andaluza como un lugar lleno de gente inteligente capaz de ridiculizar sus dificultades financieras con canciones satíricas que compiten por premios durante el famoso Carnaval de Cádiz.

Pero las recientes huelgas de los trabajadores metalúrgicos para exigir salarios más altos en línea con la inflación revelaron una verdad más sutil e incómoda. No todo el mundo en Cádiz —quizá incluso la mayoría— siente realmente la risa ahora. Especialmente cuando la tasa de desempleo supera el 23% y la ciudad continúa liderando las estadísticas nacionales en términos de pobreza e inseguridad laboral. En Cádiz, los trabajadores de todos los sectores sufren la subcontratación, el cierre de fábricas y una escasez periódica de puestos de trabajo en el potente sector marítimo.

No hay nada nuevo en las protestas del sector minero. Cada generación moderna tiene sus propios recuerdos de la lucha, incluso las personas que no trabajan directamente en el campo. Ha habido frecuentes protestas de los trabajadores del metal desde la década de 1970, pero las protestas que tienen lugar ahora son contra una ola más amplia de descontento que se extiende por todo el país por el aumento del costo de vida y, para los autónomos, por la gestión de un negocio.

READ  Deslizamiento del tamaño del mercado de automóviles y pronóstico

Los trabajadores del metal de Cádiz han estado organizando protestas callejeras durante semanas, levantando barricadas y, a veces, prendiendo fuego a automóviles. El reciente uso de un vehículo militar blindado por parte de la policía antidisturbios provocó una protesta en las redes sociales y el incidente provocó tensión dentro de la coalición gobernante de España, y la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, de izquierda, preguntó a Unidas Podemos y al ministro del Interior, Fernando Grande Marlasca, del Partido Socialista. (PSOE) para que la policía no vuelva a utilizar este vehículo. “Los trabajadores de Cádiz no son criminales, están defendiendo sus derechos”, dijo Díaz este martes. Insto al respeto absoluto por los manifestantes en una provincia plagada de desempleo y desesperación.

Muchos manifestantes de diferentes orígenes hablaron con EL PAÍS sobre sus razones para marchar en las calles.

Minerva y Antonio Morgado: “Somos luchadores”

Minerva Morgado, estudiante de peluquería de 18 años, y su padre, Antonio Morgado, de 47 años, en protestas en Cádiz el martes.
Minerva Morgado, estudiante de peluquería de 18 años, y su padre, Antonio Morgado, de 47 años, en protestas en Cádiz el martes.Marcos Moreno

Minerva Morgado, de 18 años, ha estado involucrada en las protestas desde que se enteró de que el sindicato estudiantil había convocado una huelga el 17 de noviembre. Trabaja en la industria marítima. “No entiendo por qué quieren tomar su cheque de pago”, dijo Minerva, quien está estudiando para ser peluquera. Esta joven está enojada en dos frentes: la situación de su padre y el impuesto al valor agregado (IVA) que afecta a las peluquerías, cuyos propietarios también organizan sus propias protestas en toda España.

La familia Morgado se mudó a Cádiz desde la cercana provincia de Huelva hace cinco años. La esposa de Antonio está desempleada después de trabajar en el sector servicios, lo que significa que el único ingreso de la familia es el cheque mensual del padre de 1.200 euros, sin nada más que gana por las horas extras. “Vivo prácticamente en un astillero, haciendo hasta 120 horas extra al mes para ganar 2.100 €”, dijo el hombre de 47 años. “Nunca veo a mi hija, y solo veo a mi esposa porque duermo junto a ella”.

READ  Investigación de mercado de equipos veterinarios de monitorización de pacientes

Antonio dijo que sabía lo que pasaría después, porque lo había visto antes. “Se firmará el convenio colectivo, pero no se respetará”, dijo. Somos luchadores, tenemos que apartarnos de esto. Pero cuando firmemos esto, todo habrá terminado “.

Lula: “Los gaditanos nos apoyan porque han pasado por esto”

Lola, de 52 años, comenzó su carrera como empleada de oficina en un proveedor de autopartes en Delphi y ahora trabaja para una empresa de la industria aeroespacial. Lola es un seudónimo: se negó a revelar su nombre real, el nombre de su empresa o que le tomaran una foto por temor a represalias en el trabajo. Y ella no fue la única invitada entrevistada de esta manera.

Lula es uno de los 2.000 trabajadores despedidos de Delphi cuando quebró en 2007, un evento que pocas personas han olvidado. Por eso cree que la gente simpatiza con las protestas callejeras actuales. “Los medios de comunicación están cubriendo esto debido a las disputas, de lo contrario …”, retrocedió. “La gente de Cádiz es solidaria porque ha pasado por esto muchas veces antes”.

Lola tiene siete hermanos. Cuatro se mudaron en busca de trabajo, uno ocupó un puesto docente en una escuela pública y el otro trabajó en un taller donde también se convocó a la huelga.

Ella trae a casa 1.300 euros después de impuestos, mientras que su marido, un metalúrgico, gana una cantidad similar. Lola se da cuenta de que su salario no es muy alto dada su edad, por lo que ya no está dispuesta a ceder. En negociaciones recientes, representantes de la empresa han dicho que deshacerán los recortes previstos, pero Lula no detendrá la huelga hasta que se firmen los documentos, aunque eso significa una pérdida de 180 € por cada día que no trabajes. Hasta ahora son nueve días. “Estaba pensando en eso un día”, dijo. “Pero es mejor no hacer eso”.

READ  Ueno nombra a Almudena Alberca MW como embajadora de la marca de España

Manuel Posada: “Espero que la gente defienda sus derechos”

Manuel Posada, mecánico del sector aeronáutico en Cádiz.
Manuel Posada, mecánico del sector aeronáutico en Cádiz.Marcos Moreno

Manuel Posada, de 30 años, creció en el sector de la aviación, donde también trabajaba su padre. Pensó que estaba haciendo lo correcto cuando tomó un curso vocacional en metalurgia, lo que lo llevó a un trabajo en la industria.

Pero ahora no está seguro de la elección de su carrera. “El sector de los metales va de mal en peor cada día que pasa, puedo ver eso, pero ¿qué hacemos? ¿Ir a trabajar en un bar o en un hotel? La gente no quiere estos trabajos porque no les pagan bien. . ” Posada ha estado en su empresa durante seis años y solo recientemente se le ofreció un contrato indefinido. Gana algo más de 1.000 euros después de impuestos, casi 250 euros menos que algunos de sus compañeros porque su contrato es más nuevo y está ligado a un convenio colectivo en condiciones menos favorables.

“Soy soltero y no tengo hijos, y estoy intentando salir de la casa familiar, pero con este sueldo y a precios de alquiler de apartamentos a 650 euros, y esto es por bromas de verdad, ¿a dónde puedo ir?”. pregunta.

Posada siente que las personas de su edad están conectadas con sus propios problemas, aunque trabajen en diferentes sectores. “Espero que la gente defienda sus derechos y muestre la voluntad de luchar”, dijo. “Es necesario ahora, pero veamos qué pasa”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *