Search for:
  • Home/
  • science/
  • Steve Kirsch promueve un estudio defectuoso y hace afirmaciones falsas sobre las vacunas COVID-19 y los riesgos de cáncer
Steve Kirsch promueve un estudio defectuoso y hace afirmaciones falsas sobre las vacunas COVID-19 y los riesgos de cáncer

Steve Kirsch promueve un estudio defectuoso y hace afirmaciones falsas sobre las vacunas COVID-19 y los riesgos de cáncer

Afirmar

“El patólogo informa un asombroso aumento del 52% en el riesgo de cáncer en personas de 15 a 59 años que recibieron la vacuna”.

detalles

Distorsiona una realidad compleja: La afirmación se basa en la observación de que entre los pacientes con cáncer de dos hospitales croatas hay una mayor proporción de personas vacunadas que entre la población general. Sin embargo, el análisis no tiene en cuenta el hecho de que la probabilidad de que una persona sea vacunada y diagnosticada con cáncer puede verse afectada por los mismos factores, como la edad.
Apoyo insuficiente: Aún no hay pruebas disponibles que respalden la afirmación de que hay un aumento en los casos de cáncer que progresa rápidamente (“turbocarcinoma”) después de la vacunación contra el Covid-19, lo que contradice el análisis de Pavić.

llave para llevar

Las personas con cáncer tienen más probabilidades de desarrollar COVID-19 grave. Se recomienda vacunar a este grupo contra el COVID-19 porque las vacunas reducen el riesgo de enfermedad grave. Los ensayos clínicos y la vigilancia poscomercialización han demostrado que las vacunas son seguras y que sus beneficios superan sus riesgos. Hasta la fecha, no hay datos que sugieran que las vacunas COVID-19 estén asociadas con un mayor riesgo de cáncer o una progresión acelerada del cáncer.

Reclamo completo: “Un patólogo informa un asombroso aumento del 52 % en el riesgo de cáncer en personas de 15 a 59 años que recibieron la vacuna”; “Si bien el 55% de las personas de 15 a 59 años están vacunadas, el 65% de los casos de cáncer en ese grupo de edad han recibido una o más dosis”.

revisar

Desde la introducción de las vacunas COVID-19 a finales de 2020, se han difundido afirmaciones falsas de que estas vacunas causan cáncer. Sin embargo, verifique los hechos por Ciencias comentario Y último Revisión de hechos grupos Demostró que estas afirmaciones no estaban respaldadas por ninguna evidencia científica y a menudo se basaban en análisis defectuosos.

Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. Estados “No hay evidencia de que las vacunas COVID-19 causen cáncer, provoquen recurrencia de la enfermedad o provoquen la progresión de la enfermedad”. Además, el instituto recomendó que las personas con cáncer se vacunen contra la Covid-19, ya que tienen mayor riesgo de desarrollar enfermedades graves.

Del mismo modo, Sociedad Europea de Oncología Médica También recomienda la vacunación contra la COVID-19 a los pacientes con cáncer y cree que “las vacunas contra la COVID-19 son seguras y muy bien toleradas por los pacientes con cáncer”.

A pesar de esto, el empresario Steve Kirsch continúa impulsando la narrativa de que las vacunas Covid-19 aumentan el riesgo de cáncer. En marzo de 2024 SubartículoKirsch afirmó que un patólogo informó de un “asombroso aumento del 52 % en el riesgo de cáncer en personas de 15 a 59 años que recibieron la vacuna”. Kirsch también Cita Este reclamo está en su cuenta X (antes Twitter). Kirsch hizo precisamente eso Publicar información incorrecta con frecuencia Acerca de las vacunas COVID-19 en el pasado.

READ  Antena óptica cilíndrica eficaz con un amplio campo de visión

El artículo de Kirsch en Substack esencialmente repitió las conclusiones del análisis realizado por la patóloga croata Ivana Pavic, quien publicó sus hallazgos en su página de Substack. Sin embargo, el razonamiento de Pavić y Kirsch es erróneo, como explicaremos a continuación.

¿Qué hizo Pavich y qué encontró?

Pavić analizó por primera vez la proporción de personas vacunadas y no vacunadas entre los pacientes menores de 55 años a los que se les diagnosticó cáncer en 2022 en dos hospitales croatas. Para evitar incluir recaídas del cáncer, excluyó a quienes ya habían tenido cáncer antes de 2020. También excluyó a quienes padecían melanoma, melanoma, linfoma y leucemia, aunque no proporcionó el motivo de su decisión de excluir a estas personas.

Pavich constató que el 65% de los pacientes diagnosticados con cáncer en 2022 habían sido vacunados contra la Covid-19. Luego comparó este porcentaje con la proporción de personas vacunadas en la población general de personas de 18 a 59 años (61,32%) y personas de 15 a 59 años (55,34%).

Pavić cree que si la vacunación contra el Covid-19 no tiene ningún efecto sobre el riesgo de cáncer, entonces la proporción de pacientes con cáncer vacunados debería ser la misma que la proporción de personas vacunadas en la población general.

Al señalar que las personas vacunadas estaban sobrerrepresentadas en el grupo de cáncer en comparación con la población general (65% versus 61,32% o 55,34%), Pavich sugirió que las vacunas de ARNm COVID-19 podrían ser las responsables. Luego, Kirsch reaccionó a los datos de Pavich y concluyó que mostraban “un asombroso aumento del 52% en el riesgo de cáncer en personas de 15 a 59 años que recibieron la vacuna”.

El análisis de Pavich no tiene en cuenta los factores de confusión ni el momento del cáncer.

La audaz afirmación de Kirsch contradice las importantes limitaciones del análisis de Pavic. En primer lugar, se basa en una comparación directa de la proporción de individuos vacunados en la población con cáncer con la proporción de la población general. Pero el análisis no tiene en cuenta que la probabilidad de vacunarse y de ser diagnosticado con cáncer pueden verse afectadas juntas por los mismos factores. Estos se conocen como Factores externos.

Por ejemplo, es se espera El grupo afectado por el cáncer es de mayor edad que la población general, porque El riesgo de cáncer aumenta con la edad.

eso también lo sabemos Las personas mayores tienden a tener más probabilidades de vacunarse que los más jóvenes. Entonces, Hay una gran oportunidad La cobertura de la vacuna COVID-19 en la población con cáncer es mayor simplemente porque la población es de mayor edad.

En resumen, el hallazgo de que las personas vacunadas son desproporcionadamente mayores en el grupo de cáncer que en la población general puede estar simplemente relacionado con el hecho de que el cáncer y el estado de vacunación contra la COVID-19 están asociados con la edad avanzada. Una forma de reducir el efecto de la edad como factor de confusión es garantizar que el grupo de cáncer y la población general sean similares en términos de distribución de edad, pero esto no es lo que hizo Pavic.

READ  Los chips de resonador fotónico ultravioleta allanan el camino para las comunicaciones miniaturizadas y los dispositivos de computación cuántica

Otro posible factor de confusión es la diferencia en el comportamiento de búsqueda de atención médica entre los pacientes con cáncer y la población general. De hecho, es posible que las personas vacunadas tengan más probabilidades de buscar atención médica que las no vacunadas, lo que las lleva no sólo a vacunarse sino también a someterse a pruebas de detección del cáncer con más frecuencia.

Hacerse pruebas de detección con más frecuencia aumenta la probabilidad de detectar cánceres en desarrollo. Como resultado, esto puede conducir a un aumento en el número de personas vacunadas entre las que han sido diagnosticadas recientemente con cáncer. Ésta es otra posibilidad que el análisis de Pavic no tuvo en cuenta.

En segundo lugar, el análisis se centró en los pacientes con cáncer diagnosticados en 2022, dos años después del inicio de la campaña de vacunación contra el coronavirus. Sin embargo, el cáncer es una enfermedad que tarda mucho en desarrollarse.

Investigación del cáncer en el Reino Unido explica que “[i]Pueden pasar muchos años hasta que la célula dañada se divida, crezca y forme un tumor lo suficientemente grande como para causar síntomas o aparecer en la exploración. Por lo tanto, es posible que los casos de cáncer incluidos en el análisis de Pavić hayan comenzado mucho antes de que comenzara la campaña de vacunación contra el coronavirus.

Pavich sugiere que los cánceres asociados con la vacuna COVID-19 se desarrollan con un “comportamiento galopante”, en otras palabras, que estos cánceres podrían aparecer en las exploraciones porque se desarrollaron muy rápidamente. Sin embargo, la afirmación de que las vacunas Covid-19 están relacionadas con el llamado “turbocáncer” es infundada, ya que… nosotros Y Otros mencionado.

El análisis de Pavich tiene fallas en los cálculos de cobertura de vacunas que afectan la confiabilidad del análisis

Como se explicó anteriormente, el razonamiento de Pavic se basa en comparar la cobertura de vacunación entre la población diagnosticada con cáncer y la población croata en general. Por tanto, es importante garantizar que la proporción de personas vacunadas en la población general se calcule con precisión.

Sin embargo, el cálculo de Pavich sobre el porcentaje de personas vacunadas en los grupos de 18 a 59 años y de 15 a 59 años de la población general es discutible. su subartículo Ella explicó que había calculado Mediador de cobertura de vacunación para cuatro grupos de edad: 15-17, 18-24, 25-49 y 50-59.

READ  Encontrado: tiburón fluorescente más grande

El promedio de 55,34%, como señala en su artículo, significa que la mitad de estos grupos de edad tienen una cobertura de vacunación superior al 55,34% y la otra mitad tiene una cobertura inferior al 55,34%.

Sin embargo, este enfoque tiene dos problemas. En primer lugar, el uso de una mediana puede enmascarar una variación significativa en la cobertura de vacunación entre grupos de edad.

De hecho, en Croacia sólo el 21,63% de las personas de entre 15 y 17 años han sido vacunadas, mientras que este porcentaje alcanza el 73,74% entre las personas de entre 50 y 59 años (Figura 1). Por tanto, en este caso, la mediana es un valor matemáticamente válido pero no representa con precisión la cobertura vacunal de los grupos.


Figura 1 – Proporción de personas vacunadas en la población croata general, estratificada por edad. fuente: Nuestro mundo está en los datos..

En segundo lugar, promediar directamente la cobertura de vacunación para cada grupo de edad significa que todos los grupos de edad son aproximadamente iguales en tamaño.

Sin embargo, este no es el caso de Croacia. La pirámide de edad de Croacia muestra que hay más personas entre 50 y 59 años que entre 20 y 29 años. Por tanto, la media calculada por Pavic no refleja con precisión la distribución por edades de la población croata.

En resumen, ahora está en duda la validez de la cobertura básica de vacunas de Pavich, que respalda la afirmación de que las personas vacunadas tienen un riesgo desproporcionadamente alto de contraer cáncer. Una comparación confiable de la cobertura de vacunación entre grupos requiere la consideración de varios factores, como el grupo de edad y la estructura de edad de la población general.

Conclusión

El análisis de Pavich tiene varios defectos que invalidan sus conclusiones. No tuvo en cuenta la influencia potencial de factores de confusión, como la edad y los comportamientos de búsqueda de atención médica, que podrían afectar la probabilidad de vacunarse y la probabilidad de un diagnóstico de cáncer. También utilizó la cobertura de vacunación calculada incorrectamente para la población general como base para evaluar si las personas vacunadas estaban sobrerrepresentadas entre los pacientes con cáncer.

Además, el análisis de Pavic y las conclusiones de Kirsch contradicen las observaciones de médico Expertos, que hasta el momento no han observado un aumento en la incidencia de cáncer después de la vacunación contra el virus Corona. Las observaciones hasta ahora muestran que las vacunas contra la COVID-19 son seguras y tienen beneficios en términos de protección contra enfermedades graves que superan sus riesgos.

"Defensor de la Web. Geek de la comida galardonado. Incapaz de escribir con guantes de boxeo puestos. Apasionado jugador".

Leave A Comment

All fields marked with an asterisk (*) are required