Chris Evans es uno de los actores de moda en el universo Marvel. No solo ha interpretado a la antorcha humana en Los 4 fantásticos, sino que es el mismísimo Steve Rogers en El Capitán América.  Pero, antes de sus incursión en el mundo de los superhéroes, el actor se dedicaba a hacer películas de un carácter menos serio. Películas como No es otra estúpida película americana, Dime con cuántos o Scott Pilgrin.

Desde que se introdujo en el mundo de los superpoderes, Evans parece haber sido encasillado. Un actor que antes hacía películas tontas y que ahora es el capitán América. Pero nada más lejos de la realidad. A pesar de que son muchos los espectadores que piensan esto, el actor es un auténtico camaleón del cine. ¿Por qué? Aunque no se hable de ello, Evans es un actor que ha tocado casi todos los géneros del cine en busca del que se le de mejor. Un hazaña que no muchos actores pueden alardear de conseguir, pues muchos se quedan encasillados.

No muchos actores hubieran conseguido realizar con éxito los proyectos de Evans. El actor es capaz de interpretar el típico guaperas que solo busca la diversión (Dime con cuántos), a un superhéroe (Capitán América)  y a un hombre encerrado en un tren capaz de liberarlos a todos (Snowpiercer).

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here