Para presentar el programa de Telecinco Pasapalabra Christian Gálvez tuvo que prepararse a conciencia. Basado en la idea original británica “The Alphabet Game”, este concurso televisivo le requiere hablar rápidamente y que sea inteligible para los concursantes, algo que no es algo fácil, ya que requiere de mucha práctica. A él se le da estupendamente desde que comenzó en este proyecto profesional, allá por el 2007 , y que iba a ser sólo por unos meses, pero acabó quedándose hasta la actualidad. No sólo por eso sigue liderando su emisión a diario, el presentador, actor y escritor de brillante biografía, es bastante querido por un público fiel, para el cual verle año tras año en la pequeña pantalla se ha vuelto todo un clásico

En el programa “Chester” al que fue como invitado, Risto Mejide, alabó la habilidad que mostraba Gálvez al utilizar el lenguaje de forma adecuada para el buen desarrollo del concurso. Christian comentó que sólo se trataba de ser un profesional que se sacrifica y que persevera por lo que quiere. Que no es algo innato en él, ya que tuvo que estar practicando un mes entero durante ocho horas al día entrenando con un rotulador en la boca y haciendo “roscos”. Todo un esfuerzo sin duda, el que hizo el madrileño, hasta alcanzar la fluidez de la que hoy dispone cuando les habla muy rápido pero claramente a los concursantes, que deben resolver pruebas a contrarreloj.

Equipo naranja! 18-2-17 #pasapalabra #tv #television #mediaset #telecinco

A post shared by Christian Gálvez (@galvezchristian) on

En Pasapalabra Christian Gálvez no sólo ha obtenido un gran bagaje profesional, ya que ha adquirido mucha experiencia, o un éxito a nivel personal por ser tan valorado en su trabajo. Además de todo eso, el destino quiso que conociera allí a una chica que le robaría el corazón. Como es costumbre, en el programa suelen pasar una abundante variedad de famosos que aportan su ayuda a los competidores. Aquel día, Almudena Cid, reconocida por su mérito como gimnasta española, acudió al espacio televisivo como invitada. Fue cuando se enamoró de ella. Y así comenzó una bonita historia de amor que acabó en boda. De momento, Christian compagina su incombustible programa con su gran pasión y reivindicación: el estudio de la vida de Leonardo da Vinci.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here